Senda 064/22 - Senda 064/22 – 2022-06-28. “CINCUENTA SENDAS CON BAÑO” LOS JUNCOS, TENTEGORRA, PICOS DE SIERRA ESTRELLA, SENDA DE LOS ESTRAPERLISTAS, ESCARIHUELAS, BAÑO EN PLAYA DE LA LOSA, PORTÚS, 13 Km, 5 horas 10 minutos incluido el baño, +566 m -539 m.

Picos de Sierra Estrella

Ojo, esta senda, transitando todos sus picos, la consideramos como de las más exigentes de Cartagena, ya que no abandona las crestas de Sierra Estrella. Tendrás que sudarla y no porque tienes que librar un par de cadenas, sino por algunos pasos que son más comprometidos.

Arrancamos en Los Juncos para subir a Tentegorra y, por fuera de la alambrada del Campo de Tiro, llegar al pico más meridional de Sierra Estrella y seguir por todas sus crestas, desde las que admirarás toda la belleza de la bahía del Tiñoso, hasta la base del Puntal del Moco.

Bajamos por la senda de Los Estraperlistas, la que nos llevó hasta las Escarihuelas y éstas hasta el sendero de La Mina, el que nos bajó a la rambla del Portús, la que nos desembocó en la playa de La Losa. Allí el baño.

Subimos a coger el autobús de las 11:30, el que nos desembarcó muy cerca de la Taberna del Martillo. Allí el culto a la rubia. Salud.


Senda 063/22 - Senda 063/22 – 2022-06-26. SENDA, BAÑO Y GIMNASIO; JUNCOS, CASTILLO DE GALERAS, BATERÍA DE SAN FULGENCIO, ALGAMECA CHICA, GIMNASIO QUO, JUNCOS, 17,5 Km, 6 horas, 19 minutos incluido baño y gimnasio, +336 m -326 m.

Muralla de Carlos III, frente a Navantia

Parece que va en serio lo de arreglar la senda, la que llamamos de “Los Elefantes”, que te lleva desde el barrio de La Concepción hasta Navantia. De hecho han habilitado un camino por el centro de la rambla, mientras duran las obras. Tenía ganas de darme un baño, así que, como iba solo elegí una senda no peligrosa.

Como siempre tracé un recorrido desde el bar La Paz hasta la Taberna del Martillo, pero, entre ambos hitos, subí al Castillo de Galeras y bajé hasta la Batería de San Fulgencio, la más deteriorada de Cartagena, para, por la senda sur del Galeras, llegar hasta la Algameca Chica y buscar el Arco de la Amalia, sitio elegido para el baño.

Más que baño fue remojón, ya que sólo entrar en el agua, que por cierto estaba bien fría, las olas me dieron un par de revolcones y casi pierdo la cámara estanca, así que no crucé el susodicho arco. Volví por la Escuela Técnica de Bazán y llegué, con casi 18 kilómetros recorridos, hasta el gimnasio “QUO” para estirar y darme una ducha. Al segundo hito llegué para el culto a la rubia. Salud.


Senda 062/22 - Senda 062/22 – 2022-06-25. SENDA CORTA, BAÑO, GIMNASIO; JUNCOS, CALA CORTINA, CENTRO, JUNCOS, 13,7 Km, 5 horas 06 minutos incluido baño y gimnasio, +113 m -113 m.

Torre de la Iglesia de Santiago, en Santa Lucía. Al fondo Castillo de los Moros

Desde Los Juncos, atravesando el centro hacia el sureste, dejamos atrás la Dársena de Santiago y enfilamos el sur para, tras saludar a “La Torre Eiffel cartagenera”, alcanzar las baterías de San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, arribar a Cala Cortina, la que está flanqueada por la punta de Santa Ana, al norte, y la Base de Calibración Magnética, al sur.

El agua estaba genial, así es que no faltó el consiguiente baño; posiblemente de los mejores, en cuanto a temperatura del agua, de los últimos años. Regresamos por nuestros propios pasos hasta la Cofradía de Pescadores, en donde ya se notaba la afluencia de personal al festival “Rock Imperium”.

Lo de ir a estirar al gimnasio es una excusa para no tener que secar la mampara de la ducha de casa. En la Taberna del Martillo el culto a la rubia. Salud.


Senda 061/22 - Senda 061/22 – 2022-06-23. SENDA URBANA Y GIMNASIO; LOS JUNCOS, CENTRO, CORTINA, STA. LUCÍA, SEISCIENTAS, GYM QUO, 15,15 Km, 5 horas 27 minutos incluido gimnasio, +127 m -127 m.

Cala Cortina

“En la noche de San Juan, cómo comparten su pan, su mujer y su gabán, gentes de cien mil raleas”, según dice la letra de la canción “Fiesta”, de Serrat. Pues este año parece que la pólvora está mojada, porque, al menos por aquí, no suenan los petardos como en años anteriores a la pandemia. Igual tiene parte de culpa el festival “Rock Imperium” que comienza esta noche y termina el próximo domingo, en el que se prevé una asistencia de 40.000 personas durante este “finde”. La verdad es que los escenarios son espectaculares.

Sin acompañante me fui a dar un baño en La Cortina, pero ya se sabe, puede ser la mejor playa de Cartagena, si sopla el levante, o la peor si sopla el viento del oeste, y hoy hacía un lebechazo. Así que me chupé 15 kilómetros y me fui a estirar al gimnasio, ducha y a los deberes de abuelo. El culto a la rubia a solanas no sabe igual; no hubo. Salud.


Senda 060/22 - Senda 060/22 – 2022-06-19. AZOHÍA, CERRO DE LOS 7 CUCONES, CENTRO DE REEMISIÓN DE ISLA PLANA, LA PICADERA, COLLADO DE JUAN CATALINA, CALA CERRADA, AZOHÍA, 12,1 Km, 5 horas 26 minutos, +772 m -770 m.

En la cumbre de La Picadera

A horas no comentables, cuando tan solamente los graznidos de las gaviotas importunan el silencio en la madrugada de la portuaria, cuando los madrugadores deseosos de aprovechar el día se cruzan con los cerradores de la noche, nos dirigíamos al oeste, rumbo al puerto de la Azohía, para disfrutar de un día de senda y de un baño en la cala más parecida a una piscina de la costa de Cartagena.

Nos dirigimos a la Azohía para realizar una senda circular en la que nos elevarnos desde su puerto, el de “Agua Batiente”, según su topónimo, por la senda que sube de oeste a este, hasta el collado situado entre los cerros de La Panadera y los Siete Cucones, cresteamos hasta llegar a visitar las Antenas y proseguimos hacia el punto geodésico de La Picadera, para, por la canaleta de la antigua conducción de cables eléctricos hacia las dependencias militares, llegar al Collado de Juan Catalina, junto al Atalayón, desde donde rodamos hacia esa singular playa que es Cala Cerrada.

El baño en un agua cristalina de excelente temperatura que costó abandonar pero; proseguimos la senda para entre Cala Muñoz y Cala Tocino, enganchar el zigzag que nos subió, por el Cabezo de la Panadera, hasta el cruce que nos llevaría hasta la Torre de Santa Elena, para llegar al entrañable y nombrado puerto de La Azohía, Después de 5,5 horas y algo más de 12 kilómetros recorridos, en los que acumulamos 772 metros de desnivel positivo. El culto a la rubia en el pueblo pescador y con fin de fiestas en la Vaguada, en el Andén, salud.


Senda 059/22 - Senda 059/22 – 2022-06-10. TENTEGORRA, ROLDÁN, SENDAS DEL PERRO Y LA PUPA, PLAYA DE FATARES, PENÍNSULA DE LA TORROSA, PLAYA DE LA PARAJOLA, CUEVA DE LA SAL, BATERÍA DE LA PARAJOLA, SENDA ALAMBRADA, TENTEGORRA, 14,8 Km, 6 Horas, 17 minutos +946 m, -941 m.

Submarino de la Serie 70, navegando por las aguas cercanas a la Península de La Torrosa

Me iba al gimnasio, esta mañana, pero no resisto la invitación de un amigo para subir al monte, así es que lo acompañé a ciertos senderos que él estaba interesado en recorrer. El cielo una patena, pero, hasta su clítoris, el Majestuoso se rodeaba de una corona de nubes bajas que nos mojó la camiseta cuando subíamos. Partíamos del Parque Rafael de la Cerda, donde quedamos a las 7:00 horas, para encarar la subida al Roldán. Lo hicimos por el zigzag, mientras que, como es habitual en esta época del año, una ligera bruma se expandía por la Trimilenaria, lo que nos impedía ver la belleza de nuestro puerto con toda nitidez.

Llegamos a la cumbre del Majestuoso exhaustos, sudorosos por la temperatura no habitual en estas fechas y hora. La bahía del Tiñoso siempre está bella e irradia esa quietud, paz y bienestar que satisface a senderistas y corredores cuando alcanza una de tus metas.

El tiempo del postureo y la instantánea y nos tiramos tiesos hacia el cruce que nos dirigiría al mar del sur, donde confluyen los caminos del Mirador y la prohibida zona militar, al que bajamos por la senda del Perro. Caminando por entre cornicabras, margaritas, tomillo, romero, marrubio, rabogato y, sobre todo, por las albaidas que están en todo su esplendor, pasamos bajo el Cristo de los Buzos.

Doblamos al oeste para bajar a la Playa de Fatares por el sendero de “La Pupa”, donde las tápenas están en flor. Con el sol a la espalda la visión de la Isla de las Palomas, flotando en el centro de la bahía, es preciosa. Pronto llegamos a la nombrada playa, donde hicimos un receso. Caminamos sus dos calas y recorrimos la costa hasta llegar a esa preciosa isla, que más bien es península, que llaman de La Torrosa. Seguimos al este y arribamos a la playa de La Parajola y a Indio Grande, muy cerca de la Algameca Grande, para visitar la Cueva de la Sal, la que cada día está más deteriorada.

Desde la cueva, siguiendo el sendero que comienza en este punto a elevarse de este a oeste, llegamos a la Batería de la Parajola, la que, a pocos días de que concluyera nuestra Guerra Civil, disparó hacia el buque Castillo de Olite, para que, junto a la Isla de Escombreras, fallecieran 1.476 vidas humanas, connotaciones políticas aparte. Lo tienes bien documentado en un afiche existente en la batería citada.

Decidimos volver hasta situarnos bajo el Cristo de los Buzos y seguir por el sendero que te lleva hasta la pista de subida al Roldán para doblar por la senda de la alambrada hasta Tentegorra.


Senda 058/22 - Senda 058/22 – 2022-06-08. CABEZO CANTALAR, CABEZO DE LA FUENTE POR SENDA ESCALADORES, CABEZO DEL HORNO, CUEVA DE LOS MEJILLONES, LAS COBATICAS, PLAYA LARGA, LAS JORDANAS, FUENTE DE LOS BELONES, 10,7 Km, 4 Horas, 56 minutos +453 m, -459 m.

Subiendo al Cabezo del Horno, junto al de La Fuente, en los Belones

Desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo está prohibido transitar este sendero, por reserva de la fauna, pero estamos en junio. Subir al cabezo de La Fuente por la senda de los escaladores es todo un goce, es sentir el monte en su expresión más natural, es soltar los bastones y usar las manos, es pelearse con la cornicabra y la aliaga, pero, a su vez, el perfume de tomillo y el romero impregnan nuestra ropa con su fragancia y mejoran nuestro estado emocional y anímico de forma muy significativa.

Desde la Fuente del Cabezo Cantalar, en sentido contrario a las agujas del reloj, llegamos a la base de la pared de escalada del Cabezo de la Fuente, para, después de disfrutar sus dos terrazas y su cueva, alcanzar por su cara sureste su muy visitado geodésico. Subir a este monte es disfrutar un par de mares y luchar con el monte a través, mientras infinidad de grandes rocas excitan tus endorfinas hasta lograr alcanzar su vértice.

Después del obligado descanso y disfrute de retinas en el geodésico cruzamos al su vecino; Cabezo del Horno para visitar la Cueva de los Mejillones, donde hicimos un receso. En lugar de bajar hacia Las Jordanas, siguiendo el sureste, por caminos que usan los jabalíes, bajamos directamente a la senda que nos llevaría a la pedanía de Las Cobaticas, que por cierto está muy limpia y bien cuidada.

Tocamos el agua de Playa Larga y estaba muy fría a pesar de la alta temperatura ambiente, como somos unos cobardes volvimos por la pista hacia Las Jordanas y un sendero nos llevó hasta nuestro lugar de destino. En Los Belones el Tato nos repuso las fuerzas perdidas. Salud.


Senda 057/22 - Senda 057/22 - 2022-06-04. “CARTAGENA A LA AZOHÍA” -- LOS JUNCOS, TENTEGORRA, ESCARIHUELAS, LAS BALSETAS, MORRA DEL GARROFERO, LA MUELA, BARRANCO DE LA MUELA-MORTERAL, BOLETES, CANTALAR, ARCO DE LA PICADERA, ANTENAS, COLLADO DE LA PANADERA, AZOHÍA, 27,4 Km, 9 Horas, 37 minutos +1199 m, -1197 m.

Crestas de los Siete Cucones, abajo La Azohía

A nuestro aire, sin prisas pero sin pausas, oteando la belleza del paisaje cuando amaneció, sintiendo el monte, oyendo y saboreando el mar, respirando cielo, ejercitando el cuerpo pero sin llegar a que no permitiera la comunicación. Hoy ha sido un día laborioso; porque hemos recorrido una de las sendas más exigentes de nuestro clásico programa de “Quizá las 25 sendas más populares de Cartagena” y, en 9 horas y 37 minutos, anduviéramos 27 kilómetros, desplazándonos desde Cartagena a la Azohía.

A las 5:00 horas dejábamos el Cartagonova, donde nos citamos tres “CEXnderistas” para que la madrugada nos subiera a Tentegorra y enfiláramos el camino de las Escarihuelas hacia el poniente, donde tuvimos que usar el frontal, hasta que las primeras luces hicieron cantar el gallo. Enganchamos el sendero de Las Balsetas hacia la parte alta de la Morra del Garrofero, desde donde nos deleitamos con la maravillosa panorámica que el mar del Portús nos ofrecía a horas tan tempranas.

A las 7:30 llegamos al emblemático monte de La Muela y buceamos en la albaida que sobrepasaba nuestra altura, para dejar el cruce de la Casa del Comandante a nuestra izquierda y buscar la entrada al barranco de La Muela. Este barranco siempre impresiona; la majestuosidad de sus montañas y el propio trazado es una delicia. Desde arriba vislumbramos Cala Aguilar. Los torrentes provocados por la lluvia y la inmensa vegetación que ha crecido han hecho desaparecer parte del sendero, amén de que una gran porción de este está oculto bajo la citada vegetación. De hecho tuvimos que rectificar nuestro trazado un par de veces, en las que perdimos demasiado tiempo, de ahí las 9 horas. No recomendamos este barranco si eres inexperto en este tipo de trazado, pero si eres ducho las vistas en la bajada hasta la inmensa tranquilidad de Boletes y su enigmático cuartel son maravillosas.

Reiniciamos la marcha siguiendo el GR para posicionarnos en lo más alto del Cantalar, para abandonarlo y enganchar un sendero, otro que no habíamos recorrido antes, que nos llevó hasta el inicio del sendero que sube al Arco de la Picadera, donde es obligada la luz escrita.

Decidimos bajar a la Azohía desde sus antenas de comunicación, a las que llegamos pasadas las 13:00 horas. A las 15:05 salía un bus hacia Cartagena. Bajamos desde el collado de la Panadera y, esperando el autobús, estiramos e hicimos el culto a la rubia en la Bodega Molina. Salud.


Senda 056/22 - Senda 056/22 - 2022-06-01. SIERRA DE ORIHUELA – SANTUARIO DEL PILAR, CABEZO DE LA CRUZ, LA NAVETA, PASO DEL GATO, CRUZ DE LA MUELA, SANTUARIO DEL PILAR, 13,3 Km, 5 horas 56 minutos, +703 m -705 m.

Estanque, junto al Santuario del Pilar, en Orihuela

Nos fuimos a la Sierra de la capital de la Comarca de la Vega Baja del Río Segura, cuna de Miguel Hernández. Echamos unas 6 horas para recorrer 13 kilómetros y acumular unos 700 metros de ascenso. En el Santuario del Pilar, junto a la urbanización Monte Pinar, de la ciudad “Aurariola” (jarro de oro), “Orcellis”, “Uryúla”, “Oriola” en valenciano, u Orihuela, aparcamos el vehículo para, por la Variante II del sendero, pasar junto a un estanque y enganchar un barranco, que nos llevó al sendero principal de la sierra, el PRV-59.

Coronamos el cabezo de La Cruz, Atravesamos La Naveta y nos dirigimos al excitante Paso del Gato, construido artificialmente. Proseguimos a nuestro destino; La Cruz de La Muela. Es impresionante llevar a la vista las dos vertientes. Lástima que la bruma no dejara ver a nuestras retinas la belleza de toda la zona.

Y, ¿Cuál es la historia de esta gran cruz? Según cuentan que, en 1411, llegó San Vicente Ferrer y dijo a los autóctonos: “Devotos oriolanos, hijos míos, estoy cierto que en aquella elevada montaña habitan muchos demonios, los que con sus infernales astucias causarán entre vosotros innumerables ruinas espirituales. Si queréis veros libres de ellos, colocad allí el soberano estandarte de la Santísima cruz”. Y ya lo creo que la colocaron; en 1715 dicen que era de madera, pero en 1910 se propuso la construcción de una gran cruz de hierro, la que desapareció en la Guerra Civil. En 1942 volvió a colocarse de hierro, pero en enero de 1985 fue aserrada por incontrolados. La actual tiene un alzado de casi 15 metros por 8 de brazos y está sostenida por un polín de cemento de casi dos metros, en el que nos subimos hoy.

Después del postureo, volvimos por nuestros propios pasos hasta el cruce del sendero que nos llevaría a la Urbanización Monte Pinar, soslayarla por un sendero y llegar hasta el Santuario del Pilar, donde habíamos aparcado el coche. Era temprano, así que la vianda la tomamos cerca de Cartagena; en el restaurante Agro-Dolores. Salud.


Senda 055/22 - Senda 055/22 - 2022-05-29. LETUR A LA ABEJUELA, 12,1 km, 3 horas 53 minutos, +379 m -354 m.

Charco Petaco, bajo Letur

Oyendo la música del agua, entre una vegetación de un verde intenso, respirando la salud de un aire puro, con la excitación, a veces, del monte a través, acompañando a una gente maravillosa, nos trasladamos de Letur a la Abejuela.

Debajo de los peñascos de la villa de Letur, en Los Cantalares, existe una poza natural, de aguas cristalinas, con propiedades beneficiosas para la salud. No sé si será verdad, lo cierto es que si vas a la villa no te pierdas el Charco Pataco, es un lugar de ensueño, de una vegetación verde, limpia, donde el arroyo te susurrará al oído y sentirás un placer infinito.

¿Aún no perteneces al Centro Excursionista de Cartagena?, ¡Tú te lo pierdes!, tenemos unos guías estupendos para toda la provincia y, si lo tuyo es viajar por la Ibérica, tenemos un abnegado organizador.


Senda 054/22 - Senda 054/22 - 2022-05-25. GALIFA, RAMBLA Y CABEZO NEGRO, GARABITOS, LA MUELA, LAS BALSETAS, GALIFA, 16,9 km, 5 horas 38 minutos, +875 m -802 m.

Subiendo, por el norte, al geodésico de la Muela

El amigo Emilio, decidió que transitáramos la Rambla del Cabezo Negro, pero antes nos fuimos a patear el inicio de otro de los senderos habilitados por el Ayuntamiento de Cartagena, el PR-116. Puedes optar por un recorrido cultural y corto, de unos 5 km, con apenas 100 metros de acumulado positivo, o decantarte por otro más largo. Nosotros hicimos varias incursiones en el cauce de la rambla pero el agua impidió que la siguiéramos hasta el final de ésta. Decidimos subir hasta la cumbre del Cabezo Negro y a través de Garabitos pasar al geodésico de la Muela.

Desde el centro de Galifa, junto a su Asociación de Vecinos, en sentido inverso a las agujas del reloj, nos dirigimos hasta el Molino del Tío Ginés. Este tipo de molino, con identidad mediterránea, que aprovecha la fuerza eólica para moler o extraer agua del subsuelo, se diferencia del resto de los de viento en que utiliza la vela latina en lugar de aspas y techo giratorio. El que nos ocupa era harinero, pero también los puedes encontrar para moler la sal o producir aceite.

Visitamos el depósito del Bancal Blanco, el que, por galerías subterráneas, después de la caseta filtro, llenaba sus 5.000 m³ que los dirigía a los embalses de Canteras. Prosiguiendo con el recorrido seguimos la Rambla del Cabezo Negro donde está la Fuente Vieja, perteneciente en principio a la compañía de “Los Cartageneros”, adquirida posteriormente por la inglesa “ The Cartagena Mining and Water Corporation Limited”. Se trata de una caseta filtro, alimentada por las ramblas de Los Giménez, la ya citada y por otras conducciones subterráneas, en la que se hacía una primera decantación para, posteriormente, iniciar su recorrido hacia Cartagena.

Subimos al depósito de La Manda, construido en los años 20 del pasado siglo, por la compañía inglesa, para aumentar el almacenamiento en una capacidad de 8.000 m³, lo que garantizaba el suministro al aumento de población en la Departamental.

Cerca se encuentra el depósito de Giménez, de forma trapezoidal, el que albergaba una capacidad de 1.100 m³, era techado y disponía de válvulas para regulación en la conducción hasta la Fuente Vieja. Hasta 5 galerías subterráneas se han identificado, a día de hoy, para conducción de agua hacia la fuente dicha.

Como se ha citado, ante la imposibilidad de seguir por la Rambla del Cabezo Negro, debido a la gran cantidad de agua de su cauce, enfilamos la subida de la Morra del Quemado y coronamos el susodicho Cabezo Negro. Descendimos a la pista que sube hacia Los Garabitos y nos dejarnos caer hasta La Hoya, subimos la Morra del Toscal e hicimos un receso en el collado norte de La Muela.

Alcanzamos el geodésico de la Muela y, desdeñando la escalera, bajamos por el sendero que te lleva hasta el manantial, nos retratamos junto a la ermita y descendimos para iniciar el sendero del Garrofero, el que abandonamos para proseguir por la cresta que te lleva hasta las Balsetas. En este punto reanudamos el Sendero del Agua y llegamos hasta nuestro lugar de inicio.

No se cumplió el dicho: “lo mires por donde lo mires, si la senda está al oeste, terminarás en el Ramírez”. Nos fuimos al Popo. Yo cerré en el Martillo. Salud.


Senda 053/22 - Senda 053/22 - 2022-05-21. BELONES, LA FUENTE, PUNTA DEL HACHO, PUNTA NEGRETE, NEGRETES, LARGA, LAS CAÑAS Y CALBLANQUE, CUATRO TIROS, LAS JORDANAS, BELONES, 15,6 km, 4 horas 26 minutos, +429 m -404 m.

Playa Negrete, Calblanque

A veces me pregunto: ¿Por qué no vamos cada día a Calblanque?, 16 kilómetros de salud recorrí hoy con mi mejor amigo, en un día en que, sorprendentemente, un ligero viento de levante hizo muy llevadera esta agradable senda.

Desde Los Belones llegamos al cabezo Cantalar para seguir hacia la Cala de las Mulas y doblar al sur, antes de llegar a ésta, hacia la cala de Huncos. Disfrutamos el sendero hasta que doblamos en la Punta del Hacho para deleitarnos, mientras el cabezo de La Fuente nos miraba, con las cuatro calas de Playa Parreño; Del Rincón, Del Cabezo, Dulce e Iluminada estaban verdaderamente bellas.

Subimos a Punta Negrete y bajamos a sus dos calas para atacar Playa Larga y llegar hasta la Playa de Las Cañas, visitamos las dunas y nos internamos en las salinas del Rasall. Ni mosquitos ni calor, sólo un ligero viento del este nos acariciaba el rostro. Preciosa la playa de Calblanque. En este punto decidimos volver hasta el Centro de Interpretación y, por Las Jordanas, llegar a nuestro lugar de partida. Al Ángelus los deberes hechos.

Muy buena la ensalada de ahumados que tomamos en la Asociación de Vecinos, mientras que de la iglesia del lugar salían los niños con su primera comunión tomada y sus familiares vestiditos de domingo. Me gustó verlos. Piqué en el Martillo. Salud.


Senda 052/22 - Senda 052/22 - 2022-05-18. CABEZO GORDO POR LAS CRESTAS, 7,5 km, 4 horas 28 minutos, +434 m -432 m.

Mesón Los Camachos

En su cara sur visitamos algunas de las galerías que, como consecuencia de la explotación minera, en concreto del mineral de hierro, hasta los inicios del siglo XX, tiene este monte y que en ocasiones lo atraviesan en su totalidad. Por permanecer cerradas, no pudimos visitar el interior de la Sima ni la Cueva del Agua, que sirve, esta última, como refugio estival a una importante colonia de murciélagos. La primera tiene un día de puertas abiertas, la segunda tienes que hablar con Turismo de Torre Pacheco para obtener la llave.

Atravesamos, de sur a norte, la galería que llaman de los Champiñones que sirvió como polvorín en la guerra civil y finalmente como lugar de cultivo de este hongo basidiomiceto. Bordeamos el monte hacia el oeste y ascendimos a su geodésico por la cara norte, muy cerca pero más al este de su galería inclinada. Allí, en lo más alto, el receso. Desde arriba nos dirigimos por las crestas hacia el este y las recorrimos en su totalidad hasta que se nos acabó el Gordo. Visitamos la Virgen de Loreto, patrona de los aviadores.

Formado en el Triásico, el Cabezo Gordo, es una protuberancia emergida por la colisión de la placa Euroasiática contra la Africana, en el mismo Campo de Cartagena, situado a unos 8 kilómetros de la costa, desde cuya cumbre, a tan escasos 315 metros de altitud, y si el tiempo es benévolo, lo que no se dio en el día de hoy, puedes regodearte con la visión de una maravillosa sierra, que de noreste a sureste presenta elevaciones y un par de pasos al Mediterráneo como; Escalona, Altaona, Columbares, Carrascoy, Los Victorias, Algarrobo, Peñas Blancas, Muela, Puerto del Portús, Sierra Estrella, Roldán, Atalaya, Galeras, Puerto de Cartagena, San Julián, San Juan, sierra Gorda, La Fausilla y la enigmática Sierra minera. Si miras al este te puedes extasiar con nuestro Menor Mar.

El Gordo Cabezo, a diferencia de la mayoría de los que existen en el entorno del Mar Menor, incluidas sus islas, es de origen calizo y no volcánico, declarado Paisaje Protegido por su interés biológico, cultural y paleo-antropológico. Tiene una sima, la de Las Palomas, descubierta en 1991, que está aportando interesantes datos sobre los primeros pobladores de la Región de Murcia, en la que se han hallado restos humanos.

La rubia en la Taberna de los Camachos. Me vieron también en la del Martillo. Salud.


Senda 051/22 - Senda 051/22 - 2022-05-14. SIERRA DE VILLARES POR SU CRESTA, BADLANDS, CASA DE LA RETAMA, MURALLAS DE KING KONG, SENDA BONITA, CABEZO DEL BUITRE, 16,6 Km, 7 horas 44 minutos, +781 m -782 m.

Sierra de Villares

Coronamos el pico del Puntal de Villora y su cumbre gemela, ambas con 484 metros de altitud, en un bonito y agradable paseo. Si pillas un día de una visibilidad razonable, como se dio hoy, el gozo de tus retinas está asegurado. Los líquenes de su cumbre denotan que es una sierra poco transitada. Próximos a las 8:00 horas comenzó nuestra andadura y duró casi 8 horas.

Desde Lo Pareja, junto a Baños y Mendigo, cerca de la Cañada Honda, por donde pasa el Camino del Apóstol hacia Caravaca de la Cruz, hasta el collado de los Ginovinos, pasada la Sierra de Columbares, se extiende la Sierra de Los Villares, interrumpiéndose y dejando paso, desde el Campo de Cartagena al Valle del Segura, por la cañada citada hacia el Puerto de La Cadena, por el Puerto del Garruchal, entre el Cabezo del Buitre y Columbares oeste, por el Collado de Los Ginovinos, entre Columbares este y Altahona y por el Puerto de San Pedro, entre las sierras de Altahona y Escalona.

Trabajada senda recorrimos hoy para, desde el Collado de las Zorras, transitar todas las crestas de la Sierra de Villares hasta bajar a los Badlands e iniciar la Senda de la Vagoneta, para, a la altura de la Casa de la Retama, subir hasta ella y, monte a través, llegar hasta lo más alto de las Murallas de King Kong, bajar a la Senda Bonita y subir al vértice de Cabezo del Buitre. En la Venta del Garruchal la vianda. Salud.


Senda 050/22 - Senda 050/22 - 2022-05-07. – PORTÚS, MORRA DEL GARROFERO, LA MUELA, COLLADO DE LA AGUJA, CASA DEL COMANDANTE, GEODÉSICO DE LA AGUJA, LOS AMARILLOS, 9,5 Km, 4 horas 31 minutos, +729 m -731m.

Acantilado por Los Amarillos

Antes del orto, en la alborada, dejábamos una mar calma y un silencio sepulcral quebrado solamente por la música de las olas llegando a la orilla. Desde el “Portusium” o desaguadero iniciamos la singladura para, como desayuno, hacer frente a las cuestas de la morra del Garrofero, en donde las espigas del esparto se mecían a nuestro paso.

Exhalando líquidos llegamos a la pista de la Muela, saludamos a la ermita y por un atajo, atravesando un bosque de albaidas, buscamos la bajada por un empedrado sendero hacia el collado de la Aguja. Visitamos el maltratado Aljibe, la decorada Casa del Comandante por el tonto del lápiz y el geodésico del cabezo del mismo nombre que el collado dicho. Desde el vértice, unas vistas paradisíacas.

Bajamos hasta el Collado de la Aguja, para, en picado, descender otra vez casi al nivel del mar. El camino de Los Amarillos hay que trabajarlo para disfrutar de unas increíbles vistas. Más de 700 metros de acumulado positivo hemos conseguido en esta trabajada senda. Una hora faltaba para el Ángelus cuando arribamos al Portús.

El culto a la rubia siguiendo el rito de las tres “C”, la que calma en el Popo, la que colma y la que complace en el Martillo. Salud.


Senda 049/22 - 2022-05-02. – LOS JUNCOS, BARRANCO DE ORFEO, SIERRA GORDA POR LAS CRESTAS, VISTA ALEGRE, MEDIA LEGUA, PUERTO, LOS JUNCOS, 18,8 Km, 4 horas 58 minutos, +42 m, -393 m (datos Garmín etrex 30).

Por Sierra Gorda

Desde Los Juncos nos fuimos al centro para atravesar el barrio pescador, pasar junto a la otrora Escuela de Bastarreche y enfilar el barranco del popular nombre “Feo”, el que en los mapas y prensa figura como Orfeo. Mucha niebla y lo que es la fuerza de la naturaleza, el rocío de la alfombra verde de matorral, que tapiza los caminos del Barranco de Orfeo, el que ardiera en mayo de 2014, nos mojó las zapatillas antes de que atravesáramos la rambla que nos guió hasta el cruce de acceso a Sierra Gorda.

No utilizamos la pista, por la cresta norte nos elevamos a los 340 metros de altitud sobre el nivel del mar de la batería que portaba 4 cañones antiaéreos, Vickers 105/45, que fueron desartillados en 1940. Desde arriba, desde sus 360 grados, puedes ver unas vistas maravillosas. Al sur, junto a la Refinería de Escombreras, el “pequeño gran monte”, desafiando al senderista que pretenda subir hasta su cima, por el este Alumbres, La Unión y al fondo el Mar Menor, al norte Vista Alegre y al oeste nuestro puerto y el entorno de Cartagena, lo que la niebla dejó ver, claro.

Leído arriba sobre este lugar:

BATERÍA ANTIAÉREA DE SIERRA GORDA:

“En este monte de Sierra Gorda, se instaló durante la Sublevación Cantonal, 1873/74, la 9ª batería de cañones que entraría en servicio el 28 de diciembre de 1873, con capacidad de hacer fuego sobre San Julián (a 2.100 m) y el Calvario (a 1.100 m). A lo largo de la sublevación realizó 1.177 disparos, obligando a los cantonales a abandonar la batería del Calvario.

Posteriormente, en el Plan de Defensa de 1912, se proyectó artillar, en este lugar, una batería de 6 obuses de 24 cm, que no llegó a instalarse, pero pueden verse los asientos de los cañones, una serie de trincheras y un túnel de 20 m de longitud.

El 4 de octubre de 1935, en los preludios de la Segunda Guerra mundial, el ejército italiano invadió Abisinia, lo que provocó que, el Gobierno de España, reforzara la defensa en el Mediterráneo, por lo que se ordenó el desartillado de 5 baterías en Galicia, para ser instaladas en nuestra costa, 3 de ellas en la Base Naval de Mahón y las otras 2 en Cartagena. De esta forma, a primeros de 1936, se comenzó el artillado de una de ellas en Sierra Gorda y la otra en Los Dolores, que juntamente con las existentes en Conejos y el Roldán, fueron las encargadas de la defensa antiaérea de Cartagena.

Finalizada la Guerra Civil, fue desartillada esta batería y, en 1940, vuelta a artillar nuevamente en El Ferrol”.


Decidimos bajar por la cresta del oeste para llegar hasta Vista Alegre, avanzar hasta la Media Legua y pasar junto al hospital para llegar a la dársena, donde según la leyenda, desembarcó el apóstol Santiago, recorrimos el cantil del puerto, atravesamos el centro y, aunque lunes festivo, los bares de costumbre cerrados. Salud.


Senda 048/22 - 2022-04-27. – 2022-04-30. – BELONES, CABEZO CANTALAR, CABEZO DE LA FUENTE, CABEZO DEL HORNO, CUEVA DE LOS MEJILLONES, LAS COBATICAS, PLAYAS LARGA, NEGRETES, PARREÑO, HUNCOS, CABEZO CANTALAR, BELONES, 13,4 km, 4 h y 45 minutos, +602 m, -608 m.

Cueva de los Mejillones, en el cabezo del Horno

Aparcamos en Los Belones, donde los cacharritos de feria, el escenario y las banderas colgadas presagiaban la fiesta del pueblo, subimos al Cabezo Cantalar e iniciamos, por el noroeste, la subida al Cabezo de la Fuente. Tanto en la subida como en su geodésico las vistas son de diez hacia el Mar Menor y Parque Regional de Calblanque, justo abajo estaba playa Parreño con sus cuatro calas, Iluminada, Dulce, Del Cabezo y Del Rincón.

Después del receso en el geodésico cruzamos al su vecino Cabezo del Horno para visitar la Cueva de los Mejillones, donde hicimos un receso. Abandonamos la cueva y descendimos hacia Las Cobaticas para, tras visitar la pedanía, doblar hacia Calblanque. Pateamos las playas Larga, Negretes, e Iluminada de Parreño, para subirnos y, a media altura, mirar la Del Muerto, Reventón y Huncos.

A la altura de la playa de las Mulas, doblamos al este para alcanzar nuevamente la Fuente del Cabezo Cantalar y dirigirnos hacia Los Belones. Para el culto a la rubia visitamos los pulpos del Sr. Juan. Salud.


Senda 047/22 - 2022-04-27. – JUNCOS, COTO DORDA, ATALAYA POR NORESTE, BAJADA POR EL NORTE, PUERTA DE HIERRO, PELAYO INTEGRAL, CONCEPCIÓN, BOSQUE ENCANTADO, ATALAYA POR OESTE BAJADA POR EL SURESTE, 13,4 km, 6 h, 05 minutos, +724 m, -695 m.

Vértice de la Sierra Pelayo

Para un senderista es un verdadero placer tomar un autobús y rodar carreteras para conocer nuevos parajes, nuevos destinos y paisajes desconocidos, escalar nuevas alturas, alcanzar nuevos retos y avivar la vista con distintos entornos, pero, a veces, ni la meteorología lo permite ni el tiempo físico lo posibilita; entonces, tal como ha sido el caso de hoy, nos quedamos localmente, pero, también aquí existen alturas que superar, aunque sea subiéndolas dos veces, y un mar en el que embrujar tu espíritu embelesándolo con la belleza de la dársena y la bocana de nuestro puerto, y podemos admirar una preciosa vegetación de primavera, en la que los pinos se han teñido de un verde puro y el tomillo y el romero ahora están en flor, y están preciosas las lavandas, margaritas, rabogatos, clavellinas, dientes de león, albaidas…, y como compensación obtendrás los deberes hechos antes del Ángelus, una siesta para dormir y una tarde que gastar.

La Aemet nos dijo que llovería pasado el mediodía y acertó, pero nosotros cumplimos con el ejercicio físico y la serenidad, quietud y paz de nuestra mente pateando más de 13 kilómetros y ascendiendo a 724 metros de acumulado positivo transitando desde los Juncos hasta la espiritualidad de San José, y subiendo por el Coto Dorda hasta la Atalaya para bajarla por el norte hasta la Puerta de Hierro, tomar la alambrada de las instalaciones militares y seguirla hasta encarar la Sierra de Pelayo por su cara norte, para recorrerla en su totalidad siguiendo la dirección contraria a las agujas del reloj, bajar hasta el barrio de la Concepción y enganchar el Bosque Encantado hasta subir nuevamente la Fortaleza por su cara oeste y bajarla por el atajo de su lado este.

En el bar Stop cayeron las primeras gotas, donde practicamos el culto a la rubia. Salud.


Senda 046/22 - 2022-04-24. – PEÑAS BLANCAS POR EL CORDAL DE LA CÁRCEL – PERÍN, HUERTO DEL INGLÉS, ALTO DE LA CÁRCEL, COLLADO DE LA MAJA NEGRA, PEÑAS BLANCAS, EMBUDO, LOMAS DE LA CARRASCA, COLLADO DE LABAJO, BARRANCO DE SAGENA, RAMBLA DE LOS JARALES, PERÍN, 14,1 km, 6 h, 08 minutos, +645 m, -643 m.

El Huertecico, en Perín

¡Qué barbaridad, cómo está el monte de bonito! Nos fuimos a recorrer otra de las sendas por la que no ruedan los ciclistas ni nos cruzamos con nadie a pesar de ser domingo. El Cordal de la Cárcel es una estribación de las Blancas Peñas, que se dirige en dirección oeste a este, buscando la Trimilenaria, hasta el emblemático pueblo de Perín. En la AAVV de dicha localidad aparcamos. Desde allí, al alba, nos dirigimos hasta el Huerto del Inglés.

Frente al citado huerto, en dirección oeste remontamos el vuelo. Pronto alcanzamos los 367 metros del Collado de Cueva Flores. Observarás por el sur las cuidadas fincas de La Torre. El camino no es cómodo, la roca kárstica es un tanto difícil de patear, pero pronto alcanzamos los 384 metros del Alto de la Cárcel. Los orificios kársticos eran como macetas de donde la yerba o flores embellecían nuestro camino. Desde aquí, en un día claro, como el que hoy nos ocupó, una relajadora vista; a mano derecha, comenzando de este a oeste, el Cabezo Gordo como isla en el Campo de Cartagena, Altahona, Columbares, el relojero, Carrascoy, Sierra Espuña…, más cerca El Pericón y la Sierra de los Gómez y Los Victorias.

Por la izquierda parte de nuestra amada Sierra, el Cabezo Negro, las cumbres de Los Garabitos se unían hacia el este con La Muela y los picos de Sierra Estrella. Majestuoso al suroeste el Cambrón. Ante nosotros, en el oeste, nuestro más alto objetivo; el techo de Cartagena. Por el este, a nuestra espalda, la línea estrecha y alta de edificios de La Manga, separa el Menor del Mayor Mar, que al sureste aparecía plateado.

Iniciamos una bajada intensa para enfrentarnos a un desigual y abrupto cordal, en el que deberás de usar las manos en varias ocasiones. Si no eres asiduo de los montes no te recomendamos que pases por este lugar. Junto a un orificio natural, al que los mayores del lugar llaman “la Ventanica” y lo más jóvenes “Ojo del Águila”, es obligado el posado para la foto. Desde este punto el camino se hace más llevable, aunque superamos varias alturas entre los 350 y 450 metros. Bajamos a los 380 metros del Collado de la Maja Negra, desde allí, comenzamos el ascenso al geodésico de Peñas Blancas, al que llegamos por anchas mesetas cubiertas, en su mayoría, de espartales ya espigados.

Desde estas alturas, precioso el Barranco de Sagena, al noroeste. Al suroeste se distingue con toda claridad la subida a Las Peñas por el Barranco de la Víbora. Paramos en la antecima del geodésico para admirar los cortados y coronamos los 625 metros de las referidas Peñas Blancas. Bajamos al refugio y descendimos por el tobogán del Embudo, por el que hay que echarle fuerzas para subirlo pero mucha pericia para bajarlo, alcanzamos la senda que transcurre por las Lomas de la Carrasca y que nos llevó hasta el Collado de Labajo. Por cierto, el sendero anterior se ha estrechado tanto que resulta difícil transitarlo, amén de los pinchazos de aliagas que te llevarás.

A la vista de la Morra de la Yesera, embarcamos en el Barranco de Sagena, que nos llevó al cruce de la Rambla de los Jarales. El Cordal de la Cárcel nos fue vigilando desde el Collado de Labajo hasta que llegamos al vehículo aparcado en la mañana la Asociación de Vecinos de Perín, en donde la afluencia de personal en fin de semana era muy elevado, así que para el culto a la rubia nos fuimos al Martillo. Salud.


Senda 045/22 - 2022-04-20. GARRUCHAL, SENDA BONITA, KING KONG, CABEZO DEL BUITRE, GARRUCHAL, 12,7 Km, 3 horas, 56 minutos, +471 m -462 m.

En la Senda Bonita, al fondo Cresta del Gallo y Mamellones

Ya lo dice el refrán, “En abril, aguas mil”, pero cuando sientes el monte ni las predicciones más desfavorables echa atrás a unos abnegados senderistas. Habíamos previsto una senda por la costa u otra por el interior, dependiendo de la situación meteorológica: “El Cordal de la Cárcel” o “La Sierra de Villares”, sin embargo, los consejos de la Aemet nos hizo decantarnos por el interior y, una vez allí, modificar la ruta ya que los filos de Villares son muy peligrosos con lluvia, somos flechados por la montaña pero no inconscientes. Viendo lo que cayó por la costa creo que acertamos, la verdad es que nos llovió solamente 15 minutos, eso sí, nos pilló justo encima de las Murallas de King Kong.

Antes de las 8:00 horas abandonábamos la Venta del Garruchal para iniciar el sendero que nos llevó justo al comienzo de la “Senda Bonita”. La belleza de un terreno infinitamente verde salpicado de flores con rocío y de distintos colores contrastaba con un cielo muy oscuro en el que unas nubes amenazantes de tormenta se movían de oeste a este dejando cierta claridad desde Los Ginovinos hasta El Caracolero y La Asomada.

El sustantivo de Bonita hace honor a lo físico de esta senda que nos recibió con un jardín plagado de jaras, esa flor arrugada, de color cárdeno, pero de una gran belleza. Terreno cómodo que zigzaguea por la base del cabezo del Buitre y que a lo largo de unos cuatro kilómetros se interna hacia el noroeste buscando las Murallas de King Kong y termina en la Senda del Puro. En diversos miradores puedes pararte para fortalecer tu espíritu, tanto al este como al oeste las vistas son impresionantes; mira las fotos.

A pocos metros del final de “La Bonita” iniciamos el ascenso a las murallas del gorila por un sendero no exento de gran desnivel que nos llevó hasta los 550 metros de altitud, momento en que comenzó a llover, por lo que decidimos no recorrer todas las murallas y volver por nuestros propios pasos. Antes de llegar nuevamente a la Senda Bonita había escampado, lo que aprovechamos para un receso, deshacernos de los impermeables y disfrutar las magníficas vistas.

Nunca habíamos subido al vértice del Buitre, uno de los pocos montes del lugar que no habíamos conquistado, así es que decidimos hacer cumbre y llegar hasta donde, en la mañana, habíamos visto subir a unas cabras salvajes. Bajo nosotros la carretera que une el Garruchal a Los Garres, al este Columbares y en 360 grados alrededor unas impresionantes vistas. Todos los montes de la costa tapados por una alucinante tormenta desde la que se desprendían unas centelleantes culebrinas de rayos ¡La que nos cayó a la vuelta por la autovía!

En la Venta del Garruchal el culto a la rubia. Paré en el Martillo. Salud.


Senda 044/22 - 2022-04-17. POR LA COSTA DE CARTAGENA, 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 09 de 12, TENTEGORRA, SIERRA ESTRELLA, PUNTAL DEL MOCO, CALA MORENA, CERRO DE LA LA LOSA, EL PORTÚS, 13,8 Km 4 horas 29 minutos, +718 m -704 m.

Subiendo a uno de los picos de Sierra Estrella

Después de recorrer en la última senda la parte suroeste que engloba el Cristo de los Buzos, Parajola, Cueva de la Sal, Torrosa, Fatares y Roldán, continuamos con nuestro particular recorrido desde Cabo de Palos a la Azohía, sin perder de vista el mar y visitando cualquier atractivo cultural, histórico o turístico.

Arrancamos, en esta ocasión, en Tentegorra para subir por fuera de la alambrada del Campo de Tiro a todos los picos de Sierra Estrella, sin abandonar las crestas de sur a norte, para bajar hasta cruzar el GR e iniciar la subida del pituitario cabezo.

Nos elevamos hasta los 389 metros del Puntal de Moco, donde extasiamos las retinas con el Mediterráneo y donde nos encontramos a dos buenos amigos, para juntos enfrentarnos a la excitante bajada por la cuerda que une el Puntal con la Cala Morena. Nos pasamos a la playa de La Losa y enganchamos la subida al cerro de igual nombre para, definitivamente bajar a la playa del Portús.

Desde el Portús transitaremos la senda 10 de 12 para recorrer Los Amarillos, visitar la Casa del Comandante, coronar el Puntal de la Aguja, bajar a Cala Aguilar, mudarnos a Boletes, acceder al Cantalar y alcanzar el Campillo de Adentro.

En el Quiosco del Portús el culto a la rubia, pero terminamos, cómo no, en la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 043/22 - 2022-04-16 - PARQUE REGIONAL SALINAS DE SAN PEDRO, MOLINO DE QUINTÍN, SENDERO DE LAS ENCAÑIZADAS, MOLINO DE LA CALCETERA, ENCAÑIZADA DEL VENTORRILLO, PUNTA DE ALGAS, PLAYAS DE LA LLANA, PUERTO, TORRE DERRIBADA, EL MOJÓN, SENDA DE LOS TARAYES, MOLINO QUINTÍN, 15,0 Km, 3 horas 39 minutos, +13 m -8 m.

Salinas de San Pedro del Pinatar

Cerca del Molino Quintín, donde aparcamos, siguiendo el sendero de Las Encañizadas nos movimos al citado molino para avanzar por el citado sendero, PR-MU65, progresando por el paseo de la playa de La Mota con los Baños de Lodos y las charcas salineras a nuestra izquierda y el Mar Menor a nuestra derecha, hasta el Molino de La Calcetera, donde viramos hasta situarnos frente a las Encañizadas del Ventorrillo y La Torre. Junto a ellas sus dos casas flotaban en un calmado mar vigilando los laberintos de cañas.

Llegamos hasta la Punta de Algas, proseguimos por la playa del mismo nombre y enlazamos con la de La Barraca Quemada, para, finalmente, disfrutar de la playa de Las Salinas (a las tres juntas las llaman playas de la Llana).

Atracamos en el Puerto de San Pedro para salir al Centro de Recursos Marítimos, virar hacia la playa de La Torre Derribada y seguirla hasta llegar al Mojón. Jamás habíamos visto todas las playas citadas con una acumulación tal de algas, al parecer los recientes temporales han hecho estragos en ellas.

No ha sido el caso hoy, pero, si te gusta la fauna, cientos de flamencos, cigüeñuelas, garcetas, diversos tipos de gaviotas y otra serie de aves abundan por las salinas. Por las dunas tomarás la sombra de los pinos y admirarás los bellos lirios de mar, las tamarillas de arenal, siemprevivas, sabinas y cuernecillos de mar; hasta algún espino negro podrás ver. Volvimos por la senda de los tarayes.

Alguien dijo que quería probar los pulpos del Sr. Juan. Ni dos palabras más, allí fuimos. Salud.


Senda 042/22 - 2022-04-15, JUNCOS, BOSQUE ENCANTADO, TENTEGORRA, SAN ANTÓN, CUATRO SANTOS, VÍA VERDE, JUNCOS, 14,5 Km, 3 horas 35 minutos, +274 m -295 m.

Junto a la estación de Barrio Peral

Un paseíto de casi 15 kilómetros para mantenimiento nos llevó al Bosque Encantado, en una mañana en la que, por fin, asomó nuestro astro más preciado y disfrutamos del verde y la frondosidad del arbolado, así como de la temperatura propia de Aries, en el mes en que estamos.

Usando los senderos interiores subimos a Tentegorra para bajar y atravesar San Antón, llegar hasta los Cuatro Santos y en Peral enganchar la Vía Verde que nos dejó en el Rinconcito Andaluz, una hora antes de que abriera la Taberna del Martillo. Por cierto, el 10 de mayo, un nuevo empresario abrirá la Ría de Muros, remodelado. Salud.


Senda 041/22 - 2022-04-14, JUNCOS, CENTRO, PUERTO, FARO DE NAVIDAD, BATERÍA DE LA PODADERA, CASTILLO DE GALERAS, 20,1 Km, 4 horas 51 minutos, +406 m -482 m.

Avión, junto a la Universidad

Al final superamos los 20 kilómetros. Chispeaba y decidimos comenzar por el centro por si arreciaba y había que refugiarse; dos nuevos garitos vimos que no hemos visitado. La boutique del queso me seduce. La Caridad cerrada, El Lago sigue esperando, la restauración del Anfiteatro muy lenta, el avión de la Universidad no despega y su Cristo preparado para vestirlo, el puerto lleno de mástiles que tintineaban a nuestro paso.

Aún chispeaba, pero decidimos visitar el faro de Navidad, los pierde plomos aburridos, la torre de Navidad, gemela a la de Santa Elena de la Azohía, de pena. Llegamos hasta la batería de La Podadera; por fin arreglaron las troneras, no con arreglo a plano pero al menos no se caen. Subimos a la batería de Fajardo y vimos su Cuartel, los frutos de la higueras van creciendo, ya no llovía y nuestra estrella se asomaba tímidamente, bajamos a San Fulgencio y nos elevamos a nuestro castillo mejor conservado y de mejores vistas; Galeras. Desde allí a casa, ya habían abierto la taberna. Unas uñas de verano nos escanciaron las cervezas. Salud.


Senda 040/22 - 2022-04-13, FARO DE CABO DE PALOS, PUERTO, CABEZO DE LOS CUERVOS, CABEZO DE LA ESCUCHA, MIRADOR DE PUNTA NEGRA, CALA DORADA, PUNTA BARRIGA, PUNTA LOBO, CALA REONA, CALA FLORES, PUERTO, PLAYA DE LEVANTE, FARO DE CABO DE PALOS, 13,8 Km, 4 horas 42 minutos, +480 m -482 m.

Subiendo al Cabezo de la Escucha

Calblanque es único y patearlo es una verdadera delicia, aún cuando el emisario de aguas pluviales de Cala Reona, roto por el temporal, se reparte por algunas playas. En esta ocasión recorrimos el monte y el mar, la ida por el interior y ascendiendo al cerro de los Cuervos y cabezo de La Escucha y volvimos por la costa. 13,8 kilómetros hicimos en casi 5 horas, para, después de observar el despertar de nuestra estrella, abandonar el faro de Cabo de Palos y llegar al puerto deportivo, enganchar el GR, ascender el cabezo de Los Cuervos y enfilar la subida al cabezo de La Escucha, el que coronamos para satisfacción de nuestras retinas.

Desde lo más alto buscamos la cuerda que nos bajaría hasta el mirador de Punta Negra. Descendimos a dicho mirador, en donde hicimos un receso, y la senda nos llevó a Cala Dorada, esa coqueta cala que desprende quietud, en donde el batir de las olas relajará tu paseo. El color de su arena es producido por la acción de las olas sobre las rocas circundantes. Al parecer, si cogemos una lupa veremos que los granos de dicha arena son de diversos colores.

Inconfundibles las bellas Dunas Fósiles de rocas de color amarillento tirando a blanco, que se diferencian enormemente con los acantilados de esquistos grafitosos de color negro, y que son rocas metamórficas de unos 20 millones de años. El contraste de estos esquistos oscuros con el color más claro de la arena y las dunas hizo que los marinos llamaran al lugar como Cala Blanca, de donde procede el nombre de Calblanque.

Al parecer, estas dunas de unos 100.000 años de antigüedad se formaron como resultado del descenso del nivel del mar, quedando sus arenas al descubierto y fueron petrificadas por la acción del carbonato cálcico contenido en los restos de animales marinos. Las referidas dunas también se conocen como eolianitas ya que fueron creadas por la litificación del sedimento formado por la acción del viento.

Por Punta Espada, esa formación de rocas acostadas en forma de punta que se formó como consecuencia de grandes fuerzas tectónicas, ascendimos hasta las minas. A consecuencia de la riqueza del Filón Poderoso, el más rico en plata de la Sierra Minera, sobre 1840 comenzó una explotación minera de la que se pueden observar pozos de extracción y restos de un lavadero de mineral. Los tonos amarillentos de los estériles son como consecuencia de la jarosita, mineral resultante de la oxidación de la pirita. Pateamos Punta Barriga y por el Bufadero llegamos a Cala Reona.

Giramos por Cala Flores y la costa nos llevó de vuelta al puerto deportivo, que en esta ocasión bordeamos hacia el norte, para tomar nuevamente la costa por la playa de Levante, la que nos depositó en nuestro lugar de partida. No pasamos frío, ni tampoco sudamos, sólo lo pasamos bien.

Para el culto a la rubia nos fuimos derechos a la venta de Los Camachos. Salud.


Senda 039/22 - 2022-04-10, LOS JUNCOS, PUERTO, FARO DE LA CURRA, CALA CORTINA, TRINCABOTIJAS, SAN JULIÁN, CALVARIO, LOS JUNCOS, 17,9 Km, 4 horas, 44 minutos, +410 m, -391 m.

Cristo en la Ermita del Calvario

Desde Los Juncos, atravesando el centro y recorriendo un puerto con niebla, un crucero y plantado de mástiles cuyos aparejos tintineaban a nuestro paso, dejamos atrás la Dársena de Santiago y enfilamos el sur para, tras saludar a “La Torre Eiffel cartagenera”, visitar el Faro de la Curra, alcanzar las baterías de San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, arribar a Cala Cortina, la que está flanqueada por la punta de Santa Ana, al norte, y la Base de Calibración Magnética, al sur.

Subimos hacia la Batería de Trincabotijas, nos asomamos al mirador del Mediterráneo, ascendimos al Castillo de San Julián, el que fuera construido dejando en su interior la “Torre Martello”, la que levantarán los ingleses en el 1706, como refuerzo de una batería allí existente. Esta torre, ligeramente troncocónica, tiene unos 15 metros de diámetro y 18 de altura, con capacidad para albergar hasta 25 hombres. Consta de 3 pisos y azotea, en la que se anclaba una batería capaz de lanzar proyectiles de unos 11 kg. Al parecer este castillo, según Aforca, de la que he tomado estos datos en una visita con ellos, no fue terminado hasta 1888. En estos momentos permanece cerrado. En sus alrededores, la cornicabra, la aliaga, la esparraguera, el marrubio…, muy verdes con motivo de las últimas lluvias.

Al sur, entre el monte de San Juan y el de San Julián, pasamos junto a la Refinería de Petróleos de Escombreras, instalada en la Dársena del mismo nombre, donde ya los romanos establecieron fábricas de salazones. Al parecer, el nombre de Escombreras viene de “Scomber”, el pez empleado para elaborar la salsa “garum”. En el siglo XX se instaló la primera fase de la citada refinería de petróleo por parte de lo que hoy es Repsol YPF y algo más. El Valle de escombreras llegó a contar con 3.000 habitantes, pero la necesidad de expansión de la fábrica y la acuciante contaminación de la zona hizo que se abandonara el Poblado de Refinería, el que gozara de infinidad de comodidades.

Entre esparragueras arribamos a la Ermita del Calvario, a 221 metros sobre el nivel del mar. Fue el Rey Alfonso X, quien concedió a los Padres ermitaños de la orden de San Agustín la Fuente Santa del lugar, para fundar en él un monasterio bajo la advocación de San Juan, de donde viene el nombre a todo aquel lugar. La tradición cuenta que ya a principios del siglo XVII existía una Gran Cruz, coronando el monte, y que desde entonces se comenzó a llamar Calvario. Actualmente hay tres grandes cruces de hierro junto a la actual Ermita, como recuerdo de la primera. Y una gran cruz, construida por una empresa cartagenera, junto a una imagen que es el único recuerdo que se conserva del desastre del hundimiento del Castillo Olite.

En el siglo XVIII, Tomás Aparicio, que era en un ermitaño que se quiso retirar a una cueva de este monte, tras solicitar el permiso al Concejo comenzó con otros fieles la construcción de esta pequeña y primitiva ermita en la cima del Monte Calvario, sufragada con las limosnas que iba recibiendo. En junta del 3 de agosto de 1777, Tomás Aparicio, en nombre propio y de los demás devotos, pidió permiso para la construcción de una pequeña sacristía, petición que le fue concedida. Allí está la nombrada, con una de las Vírgenes más guapa que conozco, a la que hoy visitamos.

Así, en un principio, se instituyó por fieles devotos la Cofradía de la Santísima Cruz y Santo Sepulcro del monte Calvario, en una ermita donde se veneraba una imagen de la Soledad de María, extendiéndose de esta forma el ejercicio piadoso del Vía Crucis por todo el monte, Algunos investigadores datan la primera romería en el año 1783, en el que se piensa que se creó esta primitiva hermandad. La romería se sigue haciendo cada año para celebrar la Festividad de la Encarnación del Hijo de Dios. En pandemia no se hizo, pero el pasado 20 de Marzo fue bajada en romería a la iglesia de Santiago Apóstol, de Santa Lucía, y el día 27 del mismo mes fue regresada a su aposento.

Por el Vía Crucis bajamos hacia el emblemático barrio de Santa lucía, bajamos por San Diego y las Beatas nos llevó hasta la iglesia de la Caridad; Cerrada. De ahí nos fuimos de vuelta a casa. En el Martillo el culto a la rubia. Salud.


Senda 038/22 - 2022-04-08, QUIZÁ LAS 20 SENDAS MÁS POPULARES DE CARRASCOY Y EL VALLE; (12 de 20) .– LA FUENSANTA, MIRADOR DE LA NAVETA, UMBRÍA DE LOS SÁNCHEZ, SENDA BONITA, CRESTAS DE KING KONG, COLLADO DEL CERILLAR, EL RELOJERO, LA FUENSANTA, 15,2 Km, 5 horas 19 minutos, +907 m, -886 m.

Cima de las Murallas de King Kong

Más de 300 metros de acumulado positivo, en menos de 2 kilómetros en extensión, hay que ascender para llegar desde la Fuensanta al Mirador la Naveta, por una preciosa senda en la que la vegetación, merced a las últimas lluvias, está limpia y de un verde intenso. Exhaustos y sudorosos llegamos arriba, pero, ¡Ah, sorpresa!, aunque no ha terminado la Cuaresma y sus abstinencias aún perduran, de la mochila de Martina, esa artista repostera, salieron unas monas de Pascua, caseras ellas, que, en mi caso, posiblemente es la mejor que he degustado en mi vida. Dicen que su nombre proviene de “mouna”, término árabe que significa “provisión de la boca” y que, en nuestro caso es costumbre que los padrinos las regalen a sus ahijados para ser consumidas el lunes después del Domingo de Resurrección. Pero eso no es todo, de la mochila de Pilar salió un termo de humeante café con leche que nos preparó para esta excelente senda.

Si el desayuno fue un deleite el entorno es cautivador; abajo Murcia se despertaba y a nuestra vista la huerta y las cadenas montañosas, muy conocidas por nosotros, se alineaban al norte. Destacaban las crestas de Sierra Espuña, aún nevadas.

Después satisfacer los sentidos del gusto y la vista, bordeamos el Morro Redondo y un sinuoso y estrecho sendero nos descendió a la Umbría de Los Sánchez, por debajo del Manantial de la Poza. Mientras bajábamos una explosión de pinos y las montañas del este acariciaban nuestras retinas; la Cresta del Gallo y su plantada Panocha, Cañisola y sus dos Miravetes, el Puntarrón y el cabezo Pascual conformaban el paso por el puerto del Garruchal, al fondo Los Mamellones y más al sur el impresionante pico de Columbares.

La umbría preciosa, el suelo bajo muy verde con distintos tipos de flores en el que destacaban las jarillas y las arrugadas jaras donde libaban las abejas, algunas plantaciones de frutales sobrelasiendo los cítricos y las higueras ya presenta un diminuto fruto. Hasta 600 especies de plantas he leído que dispone el Parque Natural de El Valle-Carrascoy. Desde aquí veíamos las Murallas de King Kong, esa singular formación de rocas calcáreas a cuya cresta trepan los pinos sin llegar a conseguirlo y que constituía nuestro próximo objetivo.

Conexionamos con la Senda Bonita y la abandonamos para enfrentarnos a otra espectacular subida a la cabeza del gorila. Nos movimos de este a oeste por el sendero que atraviesa todas las crestas de las murallas citadas. Ahora las vistas se centraban por el sur, abarcando a todo el Campo de Cartagena con su Mar Menor y la silueta de las sierras de la costa. Un sinfín de posados hicimos por estos lares.

Terminadas las Murallas de King Kong, avanzamos hasta llegar al Collado del Cerillar, el que nos dio paso a los 604 metros de altitud del Relojero para, entre el collado dicho y el Espíritu Santo, bajar, junto al Cabezo de La Luz, siguiendo el antiguo Camino del Apóstol a Caravaca, hasta la Fuente Santa. Esta bajada es tremenda, mira el gráfico, en unos 3 kilómetros se descienden unos 500 metros de altitud.

No pudimos ver a la moradora del santuario por permanecer cerrado. Nos fuimos directamente a la Diócesis de Cartagena, a la Taberna del Martillo. Allí el culto a la rubia. Salud.


Senda 037/22 - 2022-04-03, CALA FLORES, CABEZO DE LOS CUERVOS, LA ESCUCHA, LAS RATONERAS, SALINAS DEL RASALL, CALBLANQUE, MIRADOR DE PUNTA NEGRA, CALA REONA, CALA FLORES, 9,8 km, 3 horas, 24 minutos, + 365 m, -377 m.

Punta Barriga, en Calblanque

En Cala Flores aparcamos y ascendimos al Cabezo de los Cuervos, subimos hasta la Escucha baja y por un sendero que no habíamos transitado hasta hoy salimos hasta Las Ratoneras. Entre los Cuatro Tiros y la Escucha alcanzamos las Salinas del Rasall y caímos a la Playa de Calblanque.

Recorrimos Cala Arturo y Cala Magre para hacer un receso en el Mirador de Punta Negra y bajar a la Cala de los Déntoles. Dentón no había, pero lubinas salían de tres en tres, alguna jaula se ha debido romper en el Gorguel. En Punta Espada el posado y transitamos hasta Cala Reona para volver nuevamente a Cala Flores. Los pulpos del Sr. Juan nos esperaban.


Senda 036/22 - 2022-04-02, LA UNIÓN, CUESTA DE LOS MORENOS, SANCTI ESPÍRITUS, PLANTA DE MOLIENDA SAN VALENTÍN, SENDERO DE LA PALOMA, TÚNEL DE JOSÉ MAESTRE, PORTMÁN, CAMINO DEL 33, LA UNIÓN, 15,5 km, 4 horas, 41 minutos, + 653 m, -664 m.

Cueva en el Sancti Espíritus

Nos fuimos a la Sierra Minera; desde el antiguo Mercado Público nos dirigimos hacia el Descargador y atacamos la Cuesta de los Morenos hasta la base de los aerogeneradores, en el Sancti Espíritu. Pasamos por la planta de molienda semiautógena de San Valentín y enganchamos el Sendero de la Paloma.

Costó abandonar el Balcón de Antonio, donde hicimos el receso. Bajamos al Campo Santo y subimos al Túnel de José Maestre, para bajar por el Lavadero Roberto hasta el mercadillo de Portmán. El camino del 33 nos llevó nuevamente a la Unión, después de 15,5 kilómetros recorridos y 653 metros de acumulado positivo.

En la Taberna del Martillo el culto a la rubia. Salud.


Senda 035/22 - 2022-04-01, SIERRA SECA, PICOS DEL OBISPO Y REVOLCADORES, DESDE INAZARES, 15,3 km, 6 horas, 08 minutos, + 827 m, -807 m.

Ascendiendo al Macizo de Revolcadores

A las 7:00 horas abandonamos la Trimilenaria rumbo a la capital y, poco antes de llegar a ella, tomamos la autovía del noroeste para dejar atrás las poblaciones de Campos del Río, Mula, Bullas, Cehegín y Caravaca, seguimos hasta el municipio de Moratalla y buscamos la pedanía de Inazares. Desde su plaza, donde se ubica el lavadero público, aún en funcionamiento, junto al restaurante “El Nogal”, iniciamos esta magnífica y nevada senda.

Una ligera llovizna caía sobre el caserío, por lo que nos ataviamos debidamente vistiéndonos con más capas que tiene la cebolla. Al tomar altura pequeños copos de nieve comenzaron a caer y el firme ya estaba cubierto de nieve en polvo, lo que facilitaría nuestro camino.

Conforme tomábamos altura la vegetación se hizo más espesa y las chaparas, sabinas, encinas, enebros, pinos, romeros, espartos…, se vestían de blanco, confiriendo al entorno de una gran belleza que penetraba por nuestras pupilas, atravesaba el cristalino y se proyectaba en nuestras retinas transmitiendo a nuestro cerebro una sensación de paz inmensa, a la vez que nuestra respiración reportaba a nuestra hemoglobina una capacidad de transporte de oxígeno del 100 % de saturación, lo que hizo que entráramos en el nirvana.

Más de 6 horas nos llevó el recorrer esta senda circular de unos 15 kilómetros por el macizo de Revolcadores o Sierra Seca, que también lo llaman así. Desde su altura máxima, 2 014 metros del geodésico del Obispo, que coincide con el punto más alto de la Región de Murcia, puedes disfrutar de paisajes de las provincias de Murcia, Albacete, Jaén y Granada.

Nos desplazamos también al geodésico de Revolcadores, situado a 1 999 metros de altitud. También divisamos, pero no fuimos en esta ocasión, el pico de Los Odres, situado a 1 878 metros.

Exultantes y con la satisfacción que reporta el conquistar la cumbre dispusimos el regreso por el PR-MU-105, el que nos hizo sortear un desnivel de unos 400 metros en kilómetro y medio, hasta llegar a una pista en la que se disfruta de un paisaje escarpado de alta montaña dominado por cantiles y riscos dolomíticos.

Enganchamos ahora una senda en la que atravesamos unos abrigos rocosos llamados Calar de la Fuente del Pino y le siguió un sendero enmarcado con piedras a ambos lados que nos llevó hasta el que habíamos empleado para el ascenso, ya muy cerca de Inazares.

La vianda en el restaurante citado arriba, lomo de orza, chuletillas de cordero a la brasa y cabrito frito con ajos. La rubia de los septuagenarios era teñida. Salud.


Senda 034/22 - 2022-03-27, PASEO POR CALBLANQUE, BELONES, LAS JORDANAS, PLAYA LARGA, PLAYAS Y PUNTA NEGRETE, PLAYA PARREÑO, LA FUENTE, LOS BELONES, 10,50 Km, 2 horas, 44 minutos, +260 m, -258 m.

Playa Negrete Oeste, en Calblanque

Olvidé la compacta, así que fotos con el móvil. Nos fuimos a dar la vuelta al Cabezo de la Fuente, desde los Belones partíamos y al mismo pueblo llegamos después de algo más de 10 kilómetrosy casi tres horas de buenas vistas. Pasamos por las Jordanas y anduvimos Playa Larga para transitar las dos Negretes, subir a su punta y caer a Playa Parreño; preciosas sus 4 calas, Iluminada, Dulce, Del Cabezo y Del Rincón.

En Playa Larga una docena de pescadores daba buena cuenta de las lubinas, al parecer se ha debido de romper alguna jaula de la granja Lebeche Gorguel. Desde Parreño nos elevamos a la Fuente del cabezo Cantalar y volvimos a nuestro lugar de partida. Para el culto a la rubia nos fuimos a los pulpos del Sr. Juan. Salud.


Senda 033/22 - 2022-03-26, LOS JUNCOS, CASTILLO GALERAS, BATERÍAS PODADERA Y FAJARDO, ALGAMECA CHICA, PUERTO, MURALLA MAR, SERRETA, JUNCOS, 18,05 Km, 4 horas, 16 minutos, +431 m, -440 m.

Faro de Navidad

Seis días lloviendo y sin andar con tan sólo una sesión de gimnasio parece demasiado, así es que hoy, bien pertrechados, decidimos dar un paseo de 18 kilómetros por Trimilenaria, buscándole la vuelta a la lluvia.

A las 7:30 horas iniciamos la contienda para desplazarnos desde los Juncos por la Rambla de Benipila, acompañando a la Muralla de Carlos III, hasta el Castillo de Galeras, ascendiendo a los 219 metros de altitud de éste, donde en 1873 se izó una bandera otomana; sí, una bandera turca. Hasta 1986 perteneció al Ejército de Tierra y desde dicha fecha es responsabilidad de La Armada, merced a lo cual y, desafortunadamente, gracias a su restricción de paso es el mejor conservado de todos nuestros castillos

Pensando en el esfuerzo que debieron de realizar los malhechores galeotes, para subir esas enormes piedras que forman la muralla del “mejor Alcalde de Madrid”, abandonamos el Fuerte para girar al sur, rumbo al Soto de La Podadera. La llamada también Punta del mismo nombre que el soto o de San Juan de la Podadera, está situada en el extremo más al sur del poniente de la Bocana de la bahía de Cartagena, junto a la Punta del Aire. Se artilló por primera vez en 1868 con cuatro cañones, para que cruzara sus fuegos con la de Trincabotijas. Es subterránea, casi a nivel del mar y dispone de la fachada más artística que he visto por la costa, y, ¡Por fin!, han restaurado las troneras o buhederas que, en la arquitectura militar, es un tipo de aspillera o abertura practicada en la muralla desde donde se disparaban con protección piezas de artillería ligera o armas de fuego. En 1895 instalaron dos cañones de 26 centímetros, capaces de alcanzar los 12 kilómetros, que fueron desmontados en 1940 para su envío a Tarifa, donde siguieron en servicio.

Nos fuimos a la parte central del “Soto de la Podadera” o monte Fajardo, a unos 75 metros sobre el nivel del mar, donde está ubicado el cuartel defensivo, del último nombre citado, de construcción rectangular, con patio de armas central, y dos compañías en el primer piso, a ambos lados de dicho patio. Su construcción es de muro de fábrica mixta de mampostería careada de ladrillos, bóvedas de hormigón y caponeras en dos de sus esquinas diametralmente opuestas. Alojaba las tropas que mantenían las baterías de la parte oeste del puerto de Cartagena. Se encuentra abandonado y en deplorable estado de conservación, a pesar de la belleza del mismo.

Con Eolo empujando subimos a la “C4” o batería de Fajardo, dominando la cumbre del Soto de la Podadera, era capaz de defender las ensenadas de Escombreras y Cartagena, así como las Algamecas Chica y Grande. Sólo conserva las barbetas de sus cuatro obuses 240/14, desartillados en 1960. Se encuentra en un lastimoso estado de preservación.

Un receso para tomar fuerzas y bajamos hacia la batería de San Fulgencio, la peor conservada de toda nuestra costa, para seguir el precioso sendero que nos llevó a la Algameca Chica. La Rambla de Benipila nos condujo hacia la Real calle y ésta nos dejó en el puerto. Por la Muralla del Mar nos fuimos hasta Gisbert y la Serreta nos puso camino de nuestro lugar de partida y en busca del culto a la rubia. Antes del Ángelus los deberes hechos. Salud.


Senda 032/22 - 2022-03-20, CON EL CEX, PANTANO DE VALDEINFIERNOS, CAÑÓN DE LUCHENA, CASA ESCAUT DE LA CHIRIPA, HOYA DEL NAVAJO DE LAS YEGUAS, MIRADOR DE LA CULEBRINA, ALBERGUE CASA FORESTAL DE IGLESIAS, PANTANO DE VALDEINFIERNOS 18,3 Km, 6 horas, 38 minutos, +811 m, -792 m.

Cañón de Luchena

Si lo que buscábamos era aventura, “vive dios” que la encontramos; lluvia, barro, niebla, frío, el enmarañado cauce del cañón de Luchena y el ascenso, sin tregua y bastante vertical, de unos 730 metros de acumulado desde el lecho del río hasta el Morro de la Peguera, en el Navajo de las Yeguas. A pesar de luchar contra todos esos elementos el lance ha sido divertido y si esta senda ha sido bonita, con buen tiempo debe de ser preciosa. Yo me apuntaría de nuevo.

Nos encontrábamos por las Tierras altas del Lorca, por las Sierras del Gigante, Pericay y Lomas del Buitre, justamente en el Pantano de Valdeinfiernos, desde donde bajamos al lecho del río Luchena para seguir bajo las paredes portentosas del cañón del mismo nombre hasta la casa escaut de la Chiripa, en donde hicimos un receso. Los hándicap que superamos en este tramo se ven en las fotos.

Desde los aproximadamente 600 metros de altitud, donde nos encontrábamos, había que alcanzar los 1320 metros de la Hoya del Navajo por senderos preciosos que no dejaban pausa para el descanso, todo del tirón, lo que provocó que, a pesar de la lluvia y el frío, exhaláramos líquidos por nuestros poros. Arriba otro receso que duró poco debido al viento y el frío. Se suponía que las vistas desde este punto eran maravillosas, pero la niebla impidió que viéramos la Morra del Tabaco y sus alrededores.

Bajamos hasta encontrar la pista que habíamos cruzado y que te lleva justamente hasta el río Luchena y la seguimos hasta el Mirador de la Culebrina. Un pasquín indicaba hasta 26 lugares con los que derretir tus retinas, entre los que se encontraban, el Cerro de los Hornachos, la cantera Cerro Cuezo, el Parque Natural Sierra María de los Vélez, los cerros de la Campana, Sima, Calderón, Remigio, Peñones, calares Chico, Grande, Servalejo, embalse de Valdeinfiernos…

En animada charla salió a colación lo del olor a tierra mojada y recordé que en cierta ocasión recibí un tuiter que informaba de que este olor, a tierra mojada, lo llamaba “geosmina” o “petricor”. No es que lo recordaba de memoria, pero las palabras que no conozco las apunto en las notas de teléfono. Interesándome por los nombrados vocablos, que todavía no recoge la RAE, he leído que la “geosmina”, palabra griega que significa "aroma de la tierra", es una sustancia química, producida principalmente por la “Streptomyces coelicolor”, bacteria inofensiva que se encuentra en la mayoría de los suelos, y por algunas cianobacterias, que confieren ese olor típico a la tierra cuando se moja.

Pero, me dejó helado la enorme importancia que la “Streptomyces” tiene para los humanos, ya que es un claro ejemplo del uso beneficioso de los microorganismos. Al parecer, esta bacteria es la principal fuente de los antibióticos que se usan en la medicina actual, y por ello ha sido y está siendo profusamente investigada. En general, la “Streptomyces” produce más de 6.000 productos químicos distintos, que incluyen agentes antibacterianos muy conocidos como la tetraciclina, “antifúngicos” como la nistatina, además de agentes antitumorales, antihelmínticos e inmunosupresores, entre otros. Los trabajos en este microorganismo han conducido recientemente a que el genoma de la “Streptomyces coelicolor” haya sido completamente secuenciado. Gracias a esto, los investigadores han localizado uno de los genes responsables de la producción de este olor a tierra mojada entre los 8.000 genes que aproximadamente contiene su genoma.

Pero, es que, además, por la investigación de las bases moleculares de la “geosmina”, nos vemos beneficiados los aficionados al buen vino, ya que la aparición de “geosmina” supone una verdadera pesadilla para los productores de caldos, que con la comparecencia de estos aromas estropean las características gustativas del vino. De esta forma, el conocimiento de la biosíntesis de este compuesto podrá aportar respuestas sobre cómo reducir o eliminar su presencia en algunos buenos vinos, mejorando sensiblemente la calidad de éstos ¡Buen rollo he metido!, me ha salvado la crónica.

Bajamos hasta el Albergue Casa Iglesias y enganchamos un también bonito sendero que nos llevó hasta nuestro lugar de partida, justo a la hora en que entraba la primavera. En la bolsa de los avíos, en el autobús, había dejado una muda completa para sustituir las ropas mojadas. Dar las gracias a nuestro guía, Emilio, al que la meteorología no se lo puso fácil. En un restaurante de carretera paramos media hora. Sin que sirva de precedente cambié el culto a la rubia por un café bien caliente. Salud.


Senda 031/22 - 2022-03-19, LOS JUNCOS, PUERTO, CORTINA, SAN JULIÁN, CALVARIO, CONCEPCIÓN, MOLINETE, JUNCOS, 18,3 Km, 4 horas, 49 minutos, +511 m, -529 m.

Batería de Santa Florentina

Una clásica para mantenimiento, con posibilidad de lluvia pero no exenta de ejercicio, nos aproximamos a los 19 kilómetros y superamos los 500 metros de acumulado positivo, y de una gran belleza, ya que el monte, después de la borrasca, está precioso, la vegetación de un verde limpio e intenso, las espigas del esparto ya miran al cielo, las higueras empiezan a lucir sus hoja y lo más atrayente, lo que más nos gusta, la combinación de monte, mar y el paseo por una bella ciudad, nos enamoramos de ella.

Desde Los Juncos atravesamos el centro y recorrimos el cantil del puerto para dejar atrás la Dársena de Santiago y llegar hasta la coqueta Cortina, sobrepasamos Trincabotijas y llegamos hasta el castillo de San Julián, nos arrimamos al proyector para mirar la refinería, Aguilones y Conejos y cruzamos hasta el monte de San Juan.

Mañana domingo bajarán a La Soledad del Calvario para volverla a subir el día 27. Dormirá la próxima semana en la Iglesia de Santiago Apóstol de Santa Lucía por si queréis visitarla sin subir monte. Te aseguro que es una guapa virgen.

Bajamos por el Viacrucis, cruzamos Santa Lucía y subimos al Castillo de la Concepción, no digo nada de las vistas porque ya las conoces, bajamos por la Catedral Vieja, nos movimos por el callejón de La Soledad y cruzamos para pasar por el Molinete y de ahí volver a los Juncos.

Antes del Ángelus los deberes hechos. Tuvimos que hacer tiempo para que abrieran nuestro bar del culto a la rubia. Salud.


Senda 030/22 - 2022-03-13, CON EL CEX, MIRADOR FLORACIÓN DE CIEZA LA MACETÚA, CENTRAL HIDROELÉCTRICA DE ALMADENES, VENTA EL JINETE, 1,69+12,7 Km, 4 horas, 34+10 minutos, +203 m, -246 m.

Floración de Cieza

Un pelotón de 57 “CEXnderistas” nos fuimos a Cieza para ver la floración de los árboles de fruta dulce. Muy cerca del antigüo Apeadero de la Macetúa, desde su mirador y a 360 grados a la redonda, una iluminada explosión de color, desde el blanco al rojo intenso, acariciaba nuestras retinas. Lo correspondiente a una extensión de 13 000 campos de fútbol estaban plantados de árboles frutales, en su mayoría, luciendo su flor.

Según leímos en el entorno, entre 200 y 220 millones de kilos de fruta dulce sustituirán a dichas flores en el tiempo de estío, lo que representará el 80 % de la producción de frutas en Murcia, equivalente al 20 % de la producción nacional, lo que beneficiará al medio ambiente causando un efecto reparador por su huella de carbono positiva.

Pero, ¿Qué tipo de fruta, dependiendo de la coloración de la flor, producirá cada uno de esos árboles?, nos preguntábamos mientras recorríamos los márgenes de las plantaciones. La respuesta también la leímos en el mismo mirador: los ciruelos y cerezos tiene la flor de un blanco intenso, mientras los albaricoqueros muestran una flor rosácea clara y blanca, cuando los melocotoneros y nectarinos lucen su flor de un tinte que va del rosáceo a un rojo intenso, según la época de floración.

Estábamos encajonados en el valle del río Segura rodeados de sierras, montañas y cabezos, casi todos conocidos por nosotros, como la Sierra de la Cabeza del Asno, que delimita parte de las provincias de Murcia y Albacete, la Sierra de Ascoy, desforestada pero preciosa, la Sierra del Oro o el Cabezo del Molinero, veíamos La Atalaya y su ermita dedicada a la patrona de Cieza, la Virgen del Buen Suceso, veíamos su castillo; por cierto que tenemos que recorrer nuevamente esta preciosa senda, para ver y disfrutar las ruinas de esa ciudad andalusí llamada Medina Siyasa y subir por ese empinado y sinuoso sendero hacia su Atalaya. Maravillosas vistas desde ese sitio.

El autobús nos acercó, en dirección a Calasparra, hacia el paraje de Almadenes, desde donde iniciamos nuestra senda. Precioso lugar éste, por el que el río Segura atraviesa las estribaciones de la Sierra del Molino y la Palera, aprovechando innumerables fracturas, fallas y rocas carbonatadas, en donde ha creado un impresionante cañón de unos 4 kilómetros de longitud con paredes casi verticales de más de 120 metros de altura en varios puntos. La morfología de este lugar unida a la riqueza de su fauna y flora, determinan que el hombre ha habitado este lugar desde la prehistoria.

Con la visión de jabalíes atravesando los campos y nadando en el río, llegamos justo hasta la Central Hidroeléctrica de Almadenes, la de mayor producción de energía eléctrica de la cuenca del Segura. Atravesamos el río por un puente metálico y nos merecimos un receso, tras el cual reanudamos la marcha por la ribera del río a nuestra mano izquierda y más campos frutales hacia la derecha. La intención era vadear el río por un determinado lugar, pero la rotura de un azud lo impidió, así es que había que mojarse.

Los afortunados que habían previsto calzado de repuesto y otros intrépidos aventureros, con el agua hasta las rodillas, vadearon el río hacia donde nos esperaba el autobús. Los más conservadores, entre los que me encuentro, seguimos pateando los campos, nos chupamos unos 4 kilómetros de asfalto y llegamos hasta la Venta el Jinete, donde nos recogió el autobús. Agradecer a nuestro club, el Centro Excursionista de Cartagena y a nuestro magnífico guía, Cristóbal, la maravillosa jornada de senderismo. La vianda en la venta citada. Salud.


Senda 029/22 - 2022-03-12, LOS JUNCOS, BARRANCO DE ORFEO, SIERRA GORDA POR LAS CRESTAS, VISTA ALEGRE, MEDIA LEGUA, PUERTO, LOS JUNCOS, 18,4 Km, 4 horas 55 minutos, +425 m, -375 m.

Cabezo Rajao, al fondo Mar Menor

Desde Los Juncos nos fuimos al centro para atravesar el barrio pescador, pasar junto a la otrora Escuela de Bastarreche y enfilar el barranco del popular nombre “Feo”, el que en los mapas y prensa figura como Orfeo. Lo que es la fuerza de la naturaleza, el rocío de la alfombra verde de matorral, que tapiza los caminos del Barranco de Orfeo, el que ardiera en mayo de 2014, nos mojó las zapatillas antes de que atravesáramos la rambla que nos guió hasta el cruce de acceso a Sierra Gorda.

No utilizamos la pista, por la cresta norte nos elevamos a los 340 metros de altitud sobre el nivel del mar de la batería que portaba 4 cañones antiaéreos, Vickers 105/45, que fueron desartillados en 1940. Desde arriba, desde sus 360 grados, puedes ver unas vistas maravillosas. Al sur, junto a la Refinería de Escombreras, el “pequeño gran monte”, desafiando al senderista que pretenda subir hasta su cima, por el este Alumbres, La Unión y al fondo el Mar Menor, al norte Vista Alegre y al oeste nuestro puerto y el entorno de Cartagena.

Leído arriba sobre este lugar:

BATERÍA ANTIAÉREA DE SIERRA GORDA:

“En este monte de Sierra Gorda, se instaló durante la Sublevación Cantonal, 1873/74, la 9ª batería de cañones que entraría en servicio el 28 de diciembre de 1873, con capacidad de hacer fuego sobre San Julián (a 2.100 m) y el Calvario (a 1.100 m). A lo largo de la sublevación realizó 1.177 disparos, obligando a los cantonales a abandonar la batería del Calvario.

Posteriormente, en el Plan de Defensa de 1912, se proyectó artillar, en este lugar, una batería de 6 obuses de 24 cm, que no llegó a instalarse, pero pueden verse los asientos de los cañones, una serie de trincheras y un túnel de 20 m de longitud.

El 4 de octubre de 1935, en los preludios de la Segunda Guerra mundial, el ejército italiano invadió Abisinia, lo que provocó que, el Gobierno de España, reforzara la defensa en el Mediterráneo, por lo que se ordenó el desartillado de 5 baterías en Galicia, para ser instaladas en nuestra costa, 3 de ellas en la Base Naval de Mahón y las otras 2 en Cartagena. De esta forma, a primeros de 1936, se comenzó el artillado de una de ellas en Sierra Gorda y la otra en Los Dolores, que juntamente con las existentes en Conejos y el Roldán, fueron las encargadas de la defensa antiaérea de Cartagena.

Finalizada la Guerra Civil, fue desartillada esta batería y, en 1940, vuelta a artillar nuevamente en El Ferrol”.


Decidimos bajar por la cresta del oeste para llegar hasta Vista Alegre, avanzar hasta la Media Legua y pasar el hospital para llegar a la dársena, donde según la leyenda, desembarcó el apóstol Santiago, recorrimos el cantil del puerto, atravesamos el centro y nos asomamos a la Plaza de abastos de Santa Florentina; carnicería, pescadería y panadería, los encargos de la parienta.

En la Taberna del Martillo el culto a la rubia. La mía teñida, estamos en cuaresma y soy muy pulcro con las costumbres, no es ninguna promesa pero dejo descansar un poco a mi hígado. Salud.


Senda 028/22 - 2022-03-09, PUNTARRÓN, SIERRA DE CAÑISOLA, LOS MAMELLONES, 13,9 Km, 6 horas 14 minutos, +696 m, -697 m.

Sierra de los Mamellones, Pico del Águila

Habíamos previsto para hoy hacer una senda por la Sierra de las Moreras, en Bolnuevo, pero, por el programa de conservación ZEPA, hasta junio está prohibido transitar esos parajes, así es que decidimos irnos al norte y, pensamos en este año 2020, recorrer una vez más los montes que separan la costa de la capital. Por delante la expectativa de, en varias sendas, patear la Sierra de Carrascoy, Sierra del Puerto con La Asomada y El Relojero, Cresta del Gallo, Sierra de Cañisola con sus Miravetes, el Puntarrón y esa maravilla de la Sierra de Los Mamellones que hoy hemos recorrido, Sierra de Villares con su Puntal de Villora, Las Murallas de King Kong y su Senda Bonita, Sierra de Columbares desde el Puerto del Garruchal hasta el Collado de Los Ginovinos y las Sierras de Altahona y Escalona.

En la primera de las sendas hemos comenzado por el Puntarrón y no ha sido casualidad esta elección, ya que, desde este monte catalogado como lugar de interés geológico y que forma una gran falla con el Cabezo Pascual, hablamos de 12 millones de años, lo cual ha provocado un enorme desplazamiento de materiales como consecuencia de una fracturación. En la cima de este monte los musulmanes instalaron una guarnición para controlar el paso entre el Valle del Rio Segura, el Campo de Cartagena y la Comarca del Mar Menor. Desde arriba se divisan casi todas las cumbres, indicadas en los mapas existentes en su vértice, a las cuales nos elevaremos. Más que relatar en esta crónica las bondades de los sitios visitados, merece la pena echar un ojo a las fotos.

Bajamos de tan emblemática altura para apuntar el este por la Sierra de Cañisola buscando nuestro segundo objetivo. Los Mamellones; sierra que se alinean de norte a sur, casi perpendicular a la Sierra de Columbares. Entre ambas sierras podrás admirar el Paisaje Lunar, el que día a día va in crescendo hacia la Umbría de Los Sánchez por el oeste y hacia los propios Ginovinos por el este. El color ceniza de la poca vegetación que va quedando es aterrador, si bien se ve alguna replantación.

En el inicio de Los Mamellones existe un mapa metálico informativo de la sierra. Iniciamos la subida de los 421 metros de altitud del primer Mamellón. Como cada vez que visitamos esta sierra, quedamos gratamente sorprendidos de la belleza de las mil formas que la sedimentación, la acción de la erosión y la estratificación de las arenas han producido. El silencio que se oye y la profundidad de la visión hacen de esta sierra un lugar encantador.

Desde arriba, por el norte puedes contemplar, tras la arboleda de cítricos, en primer plano, la sierra de Orihuela. Por el este verás la Sierra de Altahona y Escalona que se dirige hacia San Miguel de Salinas. Las vistas hacia el oeste son de ensueño; el Barranco del Garruchal serpentea entre cárcavas y formaciones, en su mayoría arenosas, hasta la base del Puntarrón. También se alcanza a ver la Cresta del Gallo, El relojero… Tus retinas visualizarán más al norte, después del valle, los vértices de los dos Miravetes que se asoman a Beniajan y Torreagüera,

Una a una disfrutamos las 5 subidas con sus correspondientes bajadas, hasta situarnos en los 449 metros de altitud del último Mamellón, la Peña del Águila. Por entre las dos peñas que se alinean con la sierra, después de conquistarlas, iniciamos el regreso recorriendo de sur a norte la base de los Mamellones, observando sus irregulares formaciones. Lo dicho; mira las fotos.

Decidimos regresar a la Diócesis de Cartagena por el mismo lugar por el que habíamos llegado al Valle del Río Segura, pero antes nos detuvimos en la Venta del Garruchal, ahí la vianda. Magnífico día y magnífica gente. Salud.


Senda 027/22 - 2022-03-05, TENTEGORRA, CRISTO DE LOS BUZOS, BATERÍA DE LA PARAJOLA, CUEVA DE LA SAL, PENÍNSULA DE LA TORROSA, ROLDÁN POR EL PERRO, ZIGZAG, TENTEGORRA, 13,6 Km, 5 horas 32 minutos, +895 m, -888 m.

Cristo de los Buzos

Y, ni Eolo vino ni la lluvia llegó, y desde Tentegorra visitamos el antiguo emplazamiento del Cristo de las Minas y al Cristo de los Buzos, y disfrutamos de la soledad y de las bellas vistas que desde allí se observan, y bajamos a la Batería de la Parajola donde hicimos un receso para deleitarnos con el lugar, y descendimos a visitar la Cueva de la Sal, y comprobamos la necedad humana que ha destrozado una cueva, hasta hace poco tiempo virgen, por el hecho de llevarse a casa unas piedras de cristal de yeso, que seguramente al final irían a la basura, y, por un sendero flanqueado de margaritas de mar, nos acercamos a admirar la Península de la Torrosa, y sudando el ejercicio subimos nuevamente a los pies del Cristo de los Buzos, y la senda del Perro nos ascendió al Majestuoso Roldan, mientras nos regocijamos con las vistas de la parte este de la Trimilenaria, y después de casi 14 kilómetros y más de 800 metros de acumulado positivo, el Zigzag nos bajó a nuestro lugar de partida. Y, ni Eolo vino ni la lluvia llegó


Senda 026/22 - 2022-03-03, PORTMÁN, CABEZO DE LA GALERA, PLAYA Y CABEZO DE LA COLA DEL CABALLO, MINA OBDULIA, 7,2 Km, 3 horas 45 minutos, +455 m -342 m.

Cueva en el acantilado de la Cola del Caballo, Portmán

Era nuestra intención ver acostarse a nuestra estrella pero las nubes del ocaso lo impidieron. Desde el antiguo Club Náutico, el de los noráis sin estachas, cercado de un gran cañaveral en lugar de embarcaciones, nos acercamos a visitar el pañol del clausurado polvorín de las lanchas torpederas que, durante la Guerra Civil, estuvieron destinadas en el Puerto Grande, según nos había contado un lugareño de avanzada edad.

Avanzamos hacia el túnel, ya subiendo el Cabezo de la Galera, que atraviesa gran parte del citado, por el que salían los dos tubos que, hasta 6.000 toneladas al día de desechos o estériles podía verter al mar el lavadero Roberto. Por cierto, algún movimiento de máquinas se ve para la recuperación de la bahía.

Dado que no teníamos mucho tiempo antes del crepúsculo, decidimos acortar el sendero escalando por la parte este de La Galera. Por rastros de sendas de animales, nos acercamos a un primer vértice, salvamos un barranco y buscamos la cresta del cabezo. Hay dos cruces de aluminio; una blanca y otra de color dorado. Imposible, desde esta cumbre, no dar trabajo a las retinas.

Recorrimos la cresta hacia el oeste buscando las ruinas de lo que llaman el Corralón y descendimos para visitar la playa de La Cola del Caballo. Una amalgama de colores pardos, rojizos, amarillentos y ocres, producidos por la oxidación de las menas, embellecían las paredes del acantilado. Esta cala, protegida entre dos acantilados que superan los 150 metros de altitud, se encuentra oculta en la línea de costa que une la bahía del Gorguel con el Cabezo de La Galera. Una delicia ver las olas llegar hasta la arena.

Ascendimos, en ocasiones con ayuda de las manos, hacia el acantilado de igual nombre que la cala, hasta el punto divisorio de los municipios de Cartagena y La Unión. Desde este lugar podrás divisar el monte de Las Cenizas, el faro, la bahía de Portmán y la cala de la Cola del Caballo, por el este. Hacia el oeste tus retinas se complacerán con la bahía del Gorguel y la Sierra de la Fausilla. Por el sur se ven las jaulas circulares de la granja marina Lebeche Gorguel, donde se crían doradas y lubinas.

En dirección noreste, bordeando el Laberinto, nos dirigimos hacia la mina Obdulia, donde habíamos aparcado un vehículo, recogimos el otro aparcado en el lugar de partida y nos fuimos hasta el bar Andaluz, en Vista Alegre. Salud.


Senda 025/22 - 2022-02-23, MINA OBDULIA, GORGUEL, SIERRA DE LA FAUSILLA, BATERÍAS DE CONEJOS Y AGUILONES, ESCOMBRERAS, 14,64 Km, 6 horas 39 minutos, +776 m, -875 m.

Fuente Manelia, construida por italianos en 1938, durante la Guerra Civil

Como decían en los años sesenta para los discos dedicados: “complaciendo una amable petición”; recorrimos nuevamente en este año la Sierra de la Fausilla, para, desde la Mina Obdulia, en Portmán, bajar al Gorguel, elevarnos hasta el Cuartel de Carabineros y recorrer la senda del mismo nombre que el cuartel, parándonos en el Cabo del Agua y en la Fuente Manelia, para subir hasta la batería de Conejos pasar a la de Aguilones y llegar hasta Escombreras.

Lo arriscado de la sierra, lo escabroso del sendero, lo cerrado por la vegetación y escarpado del terreno, el hecho de ir colgado sobre un acantilado más alto que el vuelo de las gaviotas y con vistas a un mar inmenso, hacen que recorrer la Sierra de la Fausilla sea un reto para el senderista, amén si la compaña, como ha sido el caso, es de una puntación alta en compañerismo y con capacitación probada ¡Ojo, esta senda no es fácil!


Senda 024/22 - 2022-02-19 – CUATRO COLINAS DE CARTAGENA, MOLINETE, CANTARRANAS, DESPEÑAPERROS, Y CONCEPCIÓN, 12,6 Km, 4 horas, 1 minuto, +260 m, -213 m.

Monte Sacro, Saturno o Cantarranas

Abandonamos el Decumano Maximus, termas, edificios del erario público y la curia, para, por los azules balcones de la calle, elevamos a los 36 metros de la cumbre de El Molinete, mientras nuestra cavidad nasal aspiraba las sustancias aromáticas de la lavanda, nuestras neuronas olfativas se excitaban y transmitían a nuestro cerebro, a través de nuestro sistema límbico, esa sensación de encontrarse bien con uno mismo, de estar a gusto con los amigos. La Ermita de San Cristóbal, la envoltura de un molino, el hipotético templo del emperador Augusto y parte de la muralla de Antonelli o Felipe II, puedes admirar en esta primera colina.

Nos fuimos a conquistar 4 de las 5 Colinas de la Trimilenaria, con el anhelo de rememorar los anales de nuestra historia. Levamos anclas y, desde la Casa Zapata, surcamos Cardus y Decumanos para atracar junto al Barrio del Foro Romano.

Atravesamos San Vicente y la basílica de la Caridad aún en obras, cuya moradora llegó a nuestra ciudad en 1723, se ubica en este templo desde 1893 y suele salir en contadas ocasiones de él. Enfilamos Lizana, donde ya no existe esa carismática bodega en la que servían esos particulares y deliciosos callos, michirones y patatas con ajo, que acompañábamos con un rasposo vino de Jumilla. No está la bodega, ni edificio alguno en su cara norte. En realidad solamente encontramos una fachada vacía y mucha mierda, con perdón.

Junto a la Muralla de Tierra, ascendimos a los 47 metros de altitud de la segunda colina. Monte Sacro, Saturno o Cantarranas, en el que se dice que estuvo el Templo de Baal Hammon, el dios fenicio que se asemejaba con el Cronos griego y el propio Saturno romano. En su nombre se hacían sacrificios humanos, conocidos como “molk” en la cultura fenicia, en la cananea y en la hebrea. El rito consistía en el sacrificio por cremación de un hijo recién nacido, el que debía encontrarse en perfectas condiciones, si la prueba de antígenos era positiva, no valía.

Raudos bajamos hacia el antiguo Club Santiago, no pudimos acceder a los 45 metros de la quinta colina de Cartagena; Monte Aletes o de San José, en el que aún se conserva la insignia del club antes nombrado. Esta permanece cerrada y se necesita autorización para visitarla.

San Diego nos vio pasar y antes de sobrepasar las Puertas de San José, viramos al sur para enfrentamos, a los 55 metros del Monte de Despeñaperros o nuestra tercera colina. Monte Hefesto (Mons Vulcanus), también conocido como Cabezo de la Cruz o Cabezo de las Bruxas. Entre este monte y el monte “Aletes”, se encontraban las puertas antes dichas. Dicen que en él tuvo su templo el dios romano Vulcano, que podía ser adorado por los púnicos bajo la advocación de "Chousor", el dios del fuego, hierro y de las herrerías o fraguas, entendido en oráculos y conjuros. También es identificado con el dios griego "Hefestos". En el siglo XIX, se construyó en su cumbre un fuerte dotado de artillería, con la misión de proteger Las referidas puertas de San José y el Castillo de Los Moros.

Por último, remontamos los 68 metros del Castillo de la Concepción, Monte Asclepio o Eshmún (Mons Esculapii). En él se construyó un templo a Asclepio para los griegos o Esculapio para los romanos, el dios de la medicina y la curación. También llaman a esta colina “Castillo de los Patos”, los que vimos nadando en su fuente.

Nos deleitamos con el Teatro Romano, el que se construyó entre el año 5 a.C. y el año 1. Bajamos por la Catedral Vieja y nos fuimos a pasear por el puerto, eran las 10 de la mañana y los deberes hechos. En la cafetería Dower´s el culto a la rubia. Aún nos dio tiempo de visitar el Parque Sauces y el Martillo sin abrir.

Por si os interesa información de la Trimilenaria:

Breve historia Cartagena

CARTHAGO NOVA Guía didáctica


Senda 023/22 - 2022-02-18 – PASEO POR CARTAGENA CON EL CEX, LOS JUNCOS, CUATRO SANTOS, SAN ANTÓN, CARTAGONOVA, TENTEGORRA, CANTERAS ROMANAS, LOMA, VAGUADA, PATOJOS, CARTAGONOVA, 17,3 Km, 3 horas 34 minutos, +169 m, -195 m.

Canteras Romanas, Cartagena

Magnífico paseo urbano nos ofreció nuestro club, el Centro Excursionista, guiado por Francis, en el que recorrimos 17, 2 kilómetros en 3,5 horas, que nos llevó a transitar, desde Los Juncos, al barrio de los Cuatro Santos para pasar por San Antón y que la Alameda nos llevara al Cartagonova.

Desde el estadio del “FS” subimos a Tentegorra, pasamos a Canteras y visitamos el tabaire romano. Estas canteras fueron explotadas desde el siglo III a. C, con más de 6 kilómetros de longitud, declarada bien de interés cultural como sitio histórico, y desconocida para muchos de los moradores de la Trimilenaria, es esta impresionante mole de areniscas calcáreas, que llamaos “tabaire”, y que, dicen se formó hace 12 millones de años, usada para construcción de muchos de los grandes edificios de Cartagena y otras obras de relevancia como pueden ser la Muralla Púnica, el Arsenal o la plaza de Toros.

De regreso, transitamos la Loma y la Vaguada, pasamos por Los Patojos, cruzamos Benipila y llegamos nuevamente al iluminado estadio del Cartagonova, donde en corto espacio se enfrentaría al Real Valladolid, el que por cierto se llevó los puntos de Cartagena.

Lo del paseo es un decir, no bajamos de los 5 kilómetros por hora. El culto a la rubia en la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 022/22 - 2022-02-16 – POR LA COSTA DE CARTAGENA 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 08 de 12, TENTEGORRA, ROLDÁN, CRISTO DE LOS BUZOS, PARAJOLA, INDIO GRANDE, PENÍNSULA DE LA TORROSA, PLAYA DE FATARES, MIRADOR, TENTEGORRA, 15,7 Km, 6 horas 40 minutos, +995 m, -974 m.

Playa de Fatares, Isla de los Colomos o las Palomas y Cabo Tiñoso

El cielo una patena, aunque por la mañana hacía fresco, temíamos al calor, esta senda se aproxima a los 1000 metros positivos y las siete horas, nuestra estrella igual que la luna al alba, con todo su esplendor. Partíamos del Parque Rafael de la Cerda, donde nos quedamos en la senda 7 de 12, para encarar la subida al Roldán. Lo hicimos por el zigzag, mientras que, como es habitual en esta época del año, una ligera bruma se expandía por la Trimilenaria, lo que nos impedía ver la belleza de nuestro puerto con toda nitidez.

Llegamos a la cumbre del Majestuoso exhaustos, sudorosos por la temperatura no habitual en estas fechas. La bahía del Tiñoso siempre está bella e irradia esa quietud, paz y bienestar, que satisface a senderistas y corredores cuando alcanzas una de tus metas. En el patrimonio de la cumbre el “tonto del lápiz” ha dejado su sello.

El tiempo del postureo y la instantánea y nos tiramos tiesos hacia el cruce que nos dirigiría al mar del sur, donde confluyen los caminos del Mirador y la prohibida zona militar, al que bajamos por la senda del Perro. Caminando por entre cornicabras, margaritas, tomillo, romero, marrubio, y, sobre todo, por las albaidas, que están que en breve abrirán sus flores, llegamos a visitar el Cristo de los Buzos. Siguiendo al sur, por el sendero de un bosquecillo y después monte a través, nos plantamos en la Batería de la Parajola, la que, a pocos días de que concluyera nuestra Guerra Civil, disparó hacia el buque Castillo de Olite, para que, junto a la Isla de Escombreras, fallecieran 1.476 vidas humanas, connotaciones políticas aparte.

Seguimos al mediodía y arribamos a Indio Grande, muy cerca de la Algameca Grande, para visitar la Cueva de la Sal, doblamos al oeste hasta la Península de la Torrosa, esa curiosa protuberancia marina que adorna nuestra costa, para seguir a media altura por la costa, de eso se trata de recorrer el litoral cartagenero, hacia la Playa de Fatares donde unos valientes se daban un baño. Nos enfrentamos a esa insufrible cuesta que te lleva desde el mar hasta llegar al Mirador del Cabezo Roldán y más relajados llegamos hasta nuestro lugar de partida. Salud.


Senda 021/22 - 2022-02-13 – POR LA COSTA DE CARTAGENA 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 07 de 12, JUNCOS, SIERRA PELAYO, ATALAYA, CASA DEL PINO, 9,3 Km, 3 horas, 33 minutos, +469 m, -375 m.

Punto más alto de Sierra Pelayo

Proseguimos el camino de “Por la Costa de Cartagena”, recorriendo la senda 7 de 12, que nos llevó, en el sentido de las agujas del reloj, a ascender a los Cuatro Picos de la Sierra Pelayo, con vistas a las Algamecas y a nuestros dos mares. Impresionante la visión de nuestra dársena y bocana, a pesar de la calima.

Pelayo es la sierra más cercana a nuestra ciudad, pero también la más solitaria e intransitable, pero con unas panorámicas impresionantes que te harán volver, tendrás la Portuaria a tus pies, eso sí, caminarás solamente por las crestas, si bajas un poco te encontrarás a la temible aliaga, en esta fecha en flor. Doblamos al este para conquistar “La Atalaya” por su cara suroeste.

De la red saqué este resumen; “fue en el reinado de Carlos III, cuando en 1726 fue nombrada nuestra ciudad como capital del Departamento Marítimo del Mediterráneo, en el momento en que se decidió construir el actual castillo, cuyas obras terminaron allá por el 1777, siguiendo las precisas instrucciones del Conde de Aranda.

Diversos avatares militares ha sufrido este fuerte en el tiempo; como en la revolución cantonal de 1.873 o en la Guerra Civil Española, cuando la ciudad queda en manos del bando republicano y La Atalaya fue usada como Servicio de Información Militar para albergar una checa en la que se interrogó con saña y poco se respetaron los derechos humanos. Allá por los años sesenta se traspasó del Ministerio del Ejército al Ministerio de Hacienda, quedando finalmente bajo la responsabilidad del Ayuntamiento de Cartagena. Fue nombrado bien de interés cultural en 1997”.

Bajamos de tan enigmático monte por su cara noroeste y caímos a la barriada de Villalba. Utilizamos el sendero a Tentegorra para subir hasta la Casa del Pino. Desde este punto partiremos para recorrer la senda 8 de 12, lo que nos hará patear el Roldán, visitar el Cristo de los Buzos, acercarnos a la batería de La Parajola, visitar la Cueva de la Sal, llegar hasta la península de La Terrosa, pasar a la playa de Fatares y sufrir en nuestras carnes el ascenso desde dicha playa al Mirador del Cabezo Roldán o usar la Pupa y escaparnos por la alambrad, para volver a nuestro punto de partida; la referida Casa del Pino.

En la Taberna del Martillo el culto a la rubia. Esta Silvia echa la cerveza con tres colores y no puedes beber sólo una. Salud.


Senda 020/22 - 2022-02-09 – 2021-02-14 JUNCOS, ALGAMECA CHICA, CASTILLO DE GALERAS POR EL SUR, SOTO DE LA PODADERA, 15,9 Km, 4 horas, 43 minutos, +398 m, -392 m.

Castillo de Galeras

Explotó la cornicabra, el Galeras se llenó de esta autóctona planta que embellece nuestros montes y la sierra luce más elegante. Habíamos programado otra senda, pero sin problemas, el caso es andar, y si caminas por senderos de la Trimilenaria nunca fallas, un encanto, desde las alturas, mirar al mar que hoy estaba de marea baja, ver nuestra bahía y escudriñar nuestra bocana para ver los distintos buques, veleros o embarcaciones que entran en nuestra ensenada es todo un lujo.

Salíamos de Los Juncos para recorrer la banda oeste de nuestro puerto, en lo que empleamos casi 5 horas para transitar unos 16 kilómetros y ascender a unos 400 metros de acumulado positivo. Dejamos Benipila y nos fuimos a la Algameca Chica y ascendimos al castillo de Galeras por el sur. En la segunda mitad del siglo XVIII se comenzó a construir el citado, catalogado como “Bien de Interés Cultural”, situado a 219 metros de altitud sobre la cumbre del monte Galeras, del que hereda su nombre. Rodeado de un foso seco y con un revellín unido a su puerta, para defensa de ésta, su construcción fue finalizada en 1777. Desde él parte el cinturón de la muralla de Carlos III, que rodeaba la ciudad, y que termina en el actual Gobierno Militar, frente a la bandera del puerto. En el Galeras, en julio de 1873, se proclamó el “Movimiento Cantonal y fue nombrado “capitán de todos los castillos”.

Hasta 1986 perteneció al Ejército de Tierra y desde dicha fecha es responsabilidad de La Armada, merced a lo cual y, desafortunadamente, gracias a su restricción de paso es el mejor conservado de todos nuestros castillos. La bajada la hicimos por el norte, evitando la afluencia de senderistas, hacia la batería de San Fulgencio, con unas vistas de ensueño de nuestra dársena, nuestro puerto, nuestros faros y nuestra bocana. Ascendimos el Coto de San Juan de la Podadera hasta elevarnos más arriba del Fuerte de Navidad.

Raudos bajamos a esa coqueta batería llamada La Podadera. Nos encaminamos a la Torre de Navidad y visitamos el faro de igual nombre, para volver, evitando la aglomeración de personal, hasta nuestro lugar de partida.

En la bodega, junto a Los Juncos, compra de pan y rubia que te parió. Salud.


Senda 019/22 - 2022-02-09 – POR LA COSTA DE CARTAGENA, 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 05 de 12 – LA PORPUZ, MONTE DE SAN JUAN, CALVARIO, SAN JULIÁN, TRINCABOTIJAS, CALA CORTINA, BATERÍAS DE SANTA ANA, SAN ISIDORO - SANTA FLORENTINA Y SAN LEANDRO, MUELLE Y FARO DE LA CURRA, DÁRSENA DE SANTIAGO, 14 Km, 5 horas 16 minutos, +618 m -662 m.

Desde San Julián, Ermita del Calvario y La Porpuz

Continuamos con nuestro recorrido de la costa de Cartagena, que va desde el Faro de Cabo de Palos a la Azohía, visitando cada playa o cala accesible, castillo, batería o cualquier lugar de interés turístico. Teniendo en cuenta que el viento apuntaba hacia el lugar donde nos quedamos en la etapa 4, decidimos evitar transitar las instalaciones de Escombreras y comenzar en el “pequeño gran monte”; La Porpuz.

Sobre las 8:00 horas, dejábamos la desaparecida fábrica de la pólvora para, siguiendo el trazado de un gaseoducto, enfilar la subida por el este de ese “bajo”, por sus 306 metros de altitud, pero matón monte. Dicen que, al mirar este cabezo, a los trabajadores que vinieron de Cataluña a faenar en la refinería, les pareció que su cumbre se asemejaba al penacho de plumas eréctiles de la cabeza de una abubilla, o parputa, según llamamos a este pájaro por estos lares y que en catalán se denomina “puput” o “porput”. Como Porpuz quedo bautizado el monte que domina Escombreras, que es corto de subir, pero al que hay que echarle reaños para conquistarlo.

Desde arriba, el mejor mirador para contemplar el Valle de Escombreras, protegido por Los Aguilones, Conejos, parte oeste de La Fausilla, el Cerro de la Albolaga y el pico de la Miguelota por el sureste, y El Calvario, el Cerro de la Campana, La Porpuz y Sierra Gorda por el noroeste. Costó bajar pero apuntamos ahora hacia el suroeste hacia la planta de Befesa y descendimos por distinto lugar que el de subida.

El monte en febrero es una preciosidad. La flor de la aliaga, de un amarillo intenso y fino perfume, está en todo su apogeo y contrasta con el blanco inmaculado de las varas de San José que ya han empezado a espigar. El tomillo está espectacular y flanquea muchos senderos tiñendo los márgenes de un bello blanco y azul. También la jarilla ha hecho aparición y blanquea nuestras laderas. El candilillo del diablo ya enseña su curiosa flor.

Pronto, aunque no llevábamos machete, cruzamos por el barranco de Escombreras y enfilamos la subida que nos llevaría a alcanzar la parte alta de la carretera de evacuación de la refinería, la que cruzamos para subir a la Ermita del Calvario. Una bella Virgen espera ser paseada en el próximo mes de marzo. En esta ocasión no pudimos visitar La Soledad, ya que su Ermita permanece cerrada los días laborables.

Avanzamos hacia el monte de San Julián para reconocer su castillo, aunque no entramos en su interior ya que permanecía cerrado por trabajos en sus antenas. Nos extasiamos con la belleza de nuestra bocana y mar de Mandarache y doblamos al sur para transitar las baterías de Trincabotijas y bajar hasta el nivel del mar.

Transitadas y conquistadas las cumbres de levante de nuestro puerto, regresamos para avanzar por Cala Cortina, observar las baterías de Santa Ana, San Isidoro - Santa Florentina y la de San Leandro, pegada a los bloques de San Pedro. Recorrimos el Muelle de la Curra, bordeamos el faro verde y regresamos hasta la Dársena de Santiago, donde teníamos aparcado el vehículo y, desde donde iniciaremos la senda 6 de 12, en la que recorreremos los montes, castillos y baterías del oeste de nuestro puerto.

Regresamos a la Porpuz a recoger el vehículo dejado allí y, con la satisfacción del deber cumplido, cumplimos con nuestro requisito “senderista” del “culto a la rubia” en El Andaluz de Vista Alegre. Salud.


Senda 018/22 - 2022-02-06 – SENDERO DE SANTA BÁRBARA PR-MU 106, LOS PUERTOS (garbancillo de Tallante), LOS PÉREZ (Cabezo Negro), LOS AGUADOS (Algarrobo), LOS CAÑAVATES (Azufaifo), LOS MARINES (Noria de Sangre y Molino de Sta. Bárbara), LOS PUERTOS (Ermita), 12,8 Km. 3 horas 11 minutos, +272 m -251 m.

Por los Campos de Santa Bárbara

Otra senda para realizar con la familia, niños inclusive. Sobre el mes de febrero es la fecha idónea para patear este sendero cultural, cuando la flor del almendro inunde estos campos y una amalgama de color, entre el rosa y el blanco, se extiende sobre los labrados. Antes del Ángelus habíamos recorrido los 13 kilómetros del PR-MU106, en el que nos desplazarnos desde Los Puertos de Santa Bárbara a; ¿Y dónde se emplazan Las Richartas, Los Pérez, Los Aguados, Los Cañavates, Los Linos, Los Bullas, Los Marines, Los Puertos de Abajo, Los Cachuchas, Los Albañiles…? Hoy lo vimos, el sendero está perfectamente marcado y documentado. Te saludaran infinidad de perros detrás de las cercas de sus fincas. Alaguno ya mayor, como yo.

Conocerás algo más sobre el Aula de la Naturaleza, sobre la Red Natura 2000, sobre la sierra del Pericón, patearás terrenos volcánicos, sabrás sobre el Garbancillo de Tallante (creo que verlo muy poco), verás una autovía desierta, la de Vera, bordearás el cabezo Negro de Los Pérez y pasarás junto el cabezo Blanco, conocerás más detalles de ese árbol de secano llamado algarrobo, y de ese arbusto de raro nombre como es el azufaifo, sabrás más sobre las norias de sangre, podrás visitar el Museo Etnográfico, si tienes suerte, que creo que no, te informarán sobre los molinos harineros, y podrás visitar la ermita de los puertos de Santa Bárbara, construida sobre el año 1.745, aunque hoy, la misa la decían en la AAVV de Santa Bárbara. No lo entiendo.

El culto a la rubia en Cuesta Blanca, ayer nos gustaron las longanizas. La despedida en la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 017/22 - 2022-02-05 - SENDERO DE TALLANTE PR-MU 107,- TALLANTE, MIRADOR DE PALARÁN, LOS ESCABEAS, EL MOLINO, LOS AGÜERAS, CABEZO NEGRO DE TALLANTE, TALLANTE, 10,5 Km, 3 horas 7 minutos, +226 m -216 m.

Reponiendo fuerzas

Hoy ni subimos alto, ni pateamos kilómetros, ni bebimos agua, ni tomamos el plátano, ni sudamos, ni hicimos fotos por la calima, ni vimos nuestra estrella, ¡Eso sí, el culto a la rubia no lo perdonamos!, y en la vianda…

Llegamos a Tallante con nuestra estrella sin aparecer y no la vimos en la contienda, un agradable olor a pan recién hecho resucitó nuestro instinto. Ya en harinas, otro olor a honrado estiércol, como decía Miguel Hernández, no nos pareció tan agradable, que se lo digan a Garzón. Un paseo por el campo que nos dejó pasadas las 11:00 horas con los deberes hechos, en este sendero para la familia que, si no subes al Cabezo Negro del lugar, no llegarás ni a los 100 metros de acumulación de ascenso.

El interés de esta senda se basa en las formaciones volcánicas producidas hace más de 2,5 millones de años, de las que aún puedes observar las coladas de lava. También tiene interés la arquitectura tradicional del Campo de Cartagena y el garbancillo, desaparecido 90 años y nuevamente “reaparecido” –eso dicen- en los campos de Tallante y Santa Bárbara. Nos sorprendió gratamente la cantidad de aves que revoloteaban por el lugar.

Desde la cumbre del Cabezo Negro de Tallante podrás ver la belleza del campo de Cartagena y de la sierra que lo rodea ¡hoy ni lo pienses, la calima lo cubrió todo! Mucho asfalto en el camino, aunque las carreteras rurales no llevan prácticamente tráfico y siempre puedes optar por caminar por el margen de los campos. Cuesta Blanca y la Taberna del Martillo tocamos para el culto a la rubia, la vianda en la Terrazo Saray, donde nos arreglamos. Salud.


Senda 016/22 - 2022-02-02, POR LA COSTA DE CARTAGENA, 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 04 de 12 - MINA OBDULIA, GORGUEL, SIERRA DE LA FAUSILLA, BATERÍAS DE CONEJOS Y AGUILONES, ESCOMBRERAS, 15,4 Km. 7 horas 10 minutos, +805 m. -914 m.

Paso obligado por entre rocas

El hecho de no encontrar a ningún humano en los 14 kilómetros de la ruta, que va desde Portmán (Mina Obdulia) hasta la batería de Conejos y la circunstancia de mirar y no ver el sendero que has de seguir ni el que llevas recorrido, denota la dificultad y poco tránsito de esta senda, así como, de la cantidad de pasos comprometidos que encontramos como consecuencia de los arrastres de las últimas lluvias, la contrariedad de atravesar la vegetación que ha irrumpido en el “sendero”, pero también la satisfacción de ir colgados, más altos que el vuelo de las gaviotas, de un precioso precipicio, con unos picos que se acercan al cielo por un lado y con un inmenso mar al otro, que por cierto hoy aparecía con una calma no habitual.

Cuestas que suben al cielo y bajadas vertiginosas agitaron las endorfinas de 6 senderistas, que hoy, en un día magnífico para que disfrutáramos de la belleza del cielo, el mar, la sierra y la agradable temperatura, terminara en una jornada propicia para la práctica del senderismo, en la que recorrimos posiblemente la senda más excitante de la Costa de Cartagena. Nos salieron algunos metros más de acumulados ya que un compañero perdió el teléfono y tuvimos que volver a buscarlo; lo encontramos.

Desde la Mina Obdulia, donde termina la senda 3 de 12, avanzamos por el túnel hasta el castillete de la Obdulia, para bajar a la antigua senda Portmán a El Gorguel y arribar a ésa, aún bella bahía. Mar adentro veíamos las jaulas de la granja marina Lebeche Gorguel, donde se crían lubinas y doradas. El paisaje se tiñe de color férreo, fruto de la gran actividad minera que hubo en esta sierra. La arena de la playa, como ocurre en la de San Bruno o en su vecina Cala de la Cola del Caballo, toma el color de los estériles.

Arriba, al oeste, el antiguo Cuartel de Carabineros; a él llegamos monte a través, desdeñando el GR, para iniciar la senda que toma el mismo nombre que el referido cuartel. Doblamos al sur para raudos enganchar el oeste y recorrer, por preciosos acantilados, la Sierra de la Fausilla.

Arriba, los Picos de Barrionuevo nos vieron pasar y atravesar el famoso paso del tablón; ojo que ya sólo queda la viga metálica; los tablones se fueron al precipicio. Si tienes vestigio de vértigo o lo tuyo no es andar por las alturas, no te recomendamos esta senda. No la transites si no te acompaña alguien que ya la haya realizado, pero si puedes, la visión del inmenso Mediterráneo de un índigo color y esa desigual sierra, harán aplaudir a tus retinas.

Deteniéndonos en infinidad de miradores y practicando el posado, lo que la RAE ha aprobado en llamar “Postureo”, llegamos al Cabo de Agua, atravesamos dicho cabo, dejamos abajo Punta Negra, alcanzamos Punta Solana y ascendimos a la Batería de Conejos. Después de ojear sus instalaciones cruzamos a su vecina, la Batería de Aguilones y caímos a la refinería de Escombreras. 15 kilómetros y 7 horas nos costó el recorrer esta abrupta pero encantadora senda.

En la senda 5 de 12, de la Costa de Cartagena, evitaremos la industrialidad de la Refinería de Escombreras, comenzaremos en ese emblemático monte que llaman “La Portuz” para bajarlo por su cara oeste y subir al monte de San Juan para visitar a La Soledad del Calvario, nos moveremos al Castillo de San Julián, caeremos por Trincabotijas hacia Cala Cortina, miraremos las baterías de Santa Florentina y San Isidoro, patearemos los bloques de San Pedro y respiraremos oxígeno puro en el Faro de La Curra, para llegar hasta la Dársena de Santiago, donde comenzará la senda número 6 de 12.

Recogimos los vehículos dejados en la Mina Obdulia y en el cruce de La Esperanza enfilamos la Departamental. Antes, en Vista Alegre, en el bar El Andaluz, practicamos el culto a la rubia. Salud.


Senda 015/22 -2022-01-30 – SIERRA MINERA.- EL LLANO, CORTA SULTANA, CORTAS LOS BLANCOS, FINCA PRIMAVERA, COLLADO PONCE, EL LIRIO, CABEZO PONCE, PEÑA DEL ÁGUILA, CORTA SAN VALENTÍN, EL LLANO, 16,1 Km, 4 horas 46 minutos, +617 m -609 m.

La Manga, detrás Isla Grosa, desde el Cabezo Ponce

Una de nuestras clásicas; nos fuimos de minas. Desde el Llano del Beal, por caminos de la minería, entre estériles, pozos y castilletes, en un día en que, la temperatura era quizá la más fría de este año, en el que la línea de La Manga, bajo un cielo totalmente claro, se dejaba ver flotando entre dos mares.

Bordeamos la Corta Sultana y nos desplazamos hacia el noreste para buscar las Cortas de los Blancos, retratar uno de sus vasos, donde duerme un lago contaminado, encima del cual, muy cerca ya del Sabinar, han depositado estériles de la Balsa Yenny, la que se llenara de materiales contaminantes con los desechos del Lavadero Segunda Paz, en el Llano del Beal, lo que empezó en 1950 y terminó en 1970.

Dejamos atrás la Finca Primavera y por un silencio sepulcral, donde habita una frondosa, fresca y sana vegetación, enganchamos la subida que nos llevaría hacia el Collado de Ponce. Un increíble paisaje de enormes rocas rotas y una relajadora vista hacia los dos mares, por un lado, y a las instalaciones de La Manga Golf, por el otro, nos dirigió hacia el Cabezo Ponce, donde se encuentra el complejo minero El Lirio, con esa singular arquitectura y visto para sentencia, ya que su abandono lo llevará en breve a una destrucción total. Cada día que lo visitamos lo vemos más deteriorado y peligroso.

Nos movimos por la sala de máquinas y su enorme polea catalina de 3 metros de diámetro accionada en su día eléctricamente. Justo al lado se sitúa el castillete de la mina Josefita, de la que se extraía blenda a una profundidad de 225 metros, por mediación de dos poleas y un tren de engranajes que conectaba con la sala de máquinas. Justo al lado se encuentra otro edificio llamado La Machacadora, cuyo cometido era controlar y triturar el mineral que salía de la Josefita y que se cargaba en las cintas transportadoras que lo elevaban hasta la nave lavadero. Si es de tu interés la Sierra Minera, en este vínculo tienes bastante información:

Menú Sierra Minera

Por entre pinos, con dirección oeste, seguimos elevándonos con unas maravillosas vistas que, al sur nos dejaba ver el Mare Nostrum y por el norte aparecía la laguna salada. Como la moda es colocar Cristos o Vírgenes en las cuevas de las montañas, visitamos una nueva; la que está nombrada como Virgen del Camino, la que también han visitado los gamberros.

Mientras que transitábamos bordeando el monte de Don Juan, observábamos, al frente, nuestro más alto objetivo, La Peña del Águila, la mayor altitud del Parque Regional de Calblanque. Nos congratuló el comprobar que el sendero hasta su mirador ha sido marcado, aunque no así la subida a su geodésico. Otra virgen visitamos casi en la cima, la del Amor Hermoso. Nosotros nos elevamos hasta los 386 metros de su geodésico, para disfrutar las vistas de la Bahía de Portmán. Bajamos de la Peña y doblamos al noroeste para asomarnos a uno de los vasos de la Corta de San Valentín y observar el Lavadero Roberto II, para dirigirnos al noreste y alcanzar nuestro punto de partida en el Llano del Beal. El culto a la rubia en la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 014/22 -2022-01-29 – LOS BELONES, JORDANAS, CABEZOS DE LOS CUATRO TIROS, CASA DE LAS RATONERAS, SALINAS DEL RASALL, ARBORETUM, PLAYAS LARGA, NEGRETE, PARREÑO, LA FUENTE, LOS BELONES, 14,9 Km, 4 horas 48 minutos, +462 m -456 m.

Cala Iluminada, en playa Parreño

Nos apetecía subir a un monte solitario, donde sólo compartiéramos la naturaleza y nosotros, donde el sendero fuera la traza que dejan los animales, pero, a la misma vez, nos gustaría ver el mar, sentir su olor y gozar con esa música celestial que tocan las olas ¡Ya sé dónde vamos a ir!, una de monte y mar.

El vehículo en los Belones y atravesamos las Jordanas para llegar al Centro de Visitantes de Calblanque. Desde ahí, uno a uno fuimos subiendo los cerros de los Cuatro Tiros, dejando los cabezos de los Martínez al norte y las salinas del Rasall al sur, hasta llegar justo a la casa de las Ratoneras, al pie del cabezo de la Escucha.

Conforme íbamos ganando altura, un inmenso mirador abría sus ventanales hacia el Mediterráneo, un espartal de espigas doradas sobrepasaba nuestras cabezas y una copiosa vegetación se derramaba hacia el Parque Regional de Calblanque. Abajo, un ir y venir de las olas alisaban la orilla, derramando una inmaculada espuma sobre la dorada arena. Entonces, con ese subidón de adrenalina, veíamos como nuestras retinas se extasiaban con la visión de dos preciosos mares. Por cierto, ya hemos visto las margaritas de mar.

Una senda nos acercó a las salinas citadas y recorrimos el sendero botánico del Arboretum. Un receso y gozamos las playas del epígrafe, hasta enganchar la empinada cuesta que nos subió hasta el antiguo Cuartel de Carabineros, hasta la fuente del cabezo Cantalar. Bajamos a los Belones donde nos esperaba el invento de Karl Benz.

Una llamada telefónica al Sr. Juan, el del bar Gandhi, nos anunció que estaba convaleciente y que abrirá la próxima semana ¡Otro día sin sus pulpos! Nos conformamos con la Mahou de la AAVV de Los Belones. La que colma la tomáramos en la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 013/22 -2022-01-26 – QUIZÁ LAS 20 SENDAS MÁS POPULARES DE CARRASCOY Y EL VALLE; (15 de 20) – LA MURTA, LOS FILOS, CARRASCOY O LAS BREÑAS, CENTRO EMISOR, LA MINA, LA MURTA, 22,5 Km, 6 horas 42 minutos, +1050 m -1054 m.

Flor del almendro, subiendo a Carrascoy

Pinos carrasco, chaparrales, coscojales, palmitos, espartos, tomillos, romeros y las flores azuladas de los dos últimos nos acompañaron durante todo el recorrido. En esta época, en enero y febrero, lo que más excita nuestras retinas son la amalgamas de colores que, entre el blanco y el azul, nos presenta la flor del almendro, una delicia pasear por esos campos.

Veníamos de la tranquila, silenciosa y relajante pedanía de La Murta, en un senda que hicimos circular, en la que recorrimos casi 23 kilómetros en casi 7 horas, que nos llevó a sobrepasar los 1.000 metros de acumulado positivo, para ascender a los 1.062 m de altitud del pico de Los Filos de la Sierra de Carrascoy, en una mañana fresca, de las de guantes y braga, pero agradable para la práctica del senderismo.

El cielo se hizo más espeso y chispeó. No lo suficiente para que usáramos el chubasquero, pero sí lo justo para que el monte se vistiera de domingo. Pronto comenzamos a oler a “geosmina”, palabra griega que significa "aroma de la tierra". El monte se tornó de un verde limpio e intenso y nosotros sentimos el sendero, su quietud y la pureza del aire que penetraba por nuestros pulmones

Desde Los Filos, creo que lo más espectacular de esta sierra, y donde se sitúa el punto geodésico, deberíamos haber visto todo el Campo de Cartagena, el Menor Mar y distinguir con exactitud el perfil de nuestra amada costa, pero no vimos absolutamente nada, las nubes bajas lo cubrieron todo. Foto de rigor y, por un frondoso sendero, nos dirigimos a los 1.061 metros del pico de La Maza, donde se encuentra el Centro de Reemisión de la región.

Con el silencio del monte, una vez que se disipó un poco la niebla, nuestras retinas se derritieron con el espacio y nuestro hipotálamo se extasió con la belleza del paisaje de esta sierra ¡Sorpresa! Nos encontramos a nuestros amigos del grupo Los Chivos. Barajamos la posibilidad de bajar por la Rambla de la Murta, pero las recientes lluvias aconsejaron hacerlo por la Mina, así es que seguimos la Vereda de la Naveta y doblamos al sur para llegar a la Casa de los Monreales, sin embargo, cuando llegamos a éstas, preferimos no seguir el asfalto y transitar un bonito sendero que nos llevaría hasta las casas rurales y de ahí a la Murta.

En la famosa tienda de la Sra. Isabel compramos el exquisito embutido casero, pero ya no está disponible su famosa buganvilla, así que para la vianda nos mudamos al garito de la asociación de vecinos. Nos atendieron y comimos muy bien. Salud.


Senda 012/22 -2022-01-23 – POR LA COSTA DE CARTAGENA, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 03 de 12 (2/2) – MINA OBDULIA, CALA Y CABEZO DE LA COLA DEL CABALLO, EL LABERINTO, MINA OBDULIA, 5,6 Km, 2 horas 43 minutos, +295 m. -227 m.

Cueva en la pared de la Cola del Caballo

Hoy terminamos la senda 3 de 12 de la Costa de Cartagena, en 2022, interrumpida ayer por la lluvia. La próxima, la número 4, será La Fausilla, para mí la más exigente de las 12. Desde la mina Obdulia pasamos por el Corralón, lugar donde terminamos ayer, y descendimos a la playa de La Cola del Caballo. Esta cala, protegida entre dos acantilados que superan los 150 metros de altitud, se encuentra oculta en la línea de costa que une la bahía del Gorguel con el Cabezo de La Galera. Dispone de fragmentos o esquirlas de color azufre que dan el clásico color amarillo a la zona y el olor al elemento químico de número atómico 16 y símbolo “S” – me lo enseñó mi profesor de física y química, D. Juan García -. Maravillosa nuestra estrella tiñendo de oro el espacio mientras las olas majestuosas pulían la arena.

Subimos nuevamente al Corralón y ascendimos, con ayuda de las manos, hacia el acantilado de igual nombre que la cala ¡Qué vistas, Dios!, inspeccionamos la cueva a mitad de la pared y llegamos hasta el geodésico o punto divisorio de los municipios de Cartagena y La Unión. Desde este lugar podrás divisar el monte de Las Cenizas, el faro, la bahía de Portmán y la cala de la Cola del Caballo, por el este. Hacia el oeste tus retinas se complacerán con la bahía del Gorguel y la sierra de la Fausilla. La mirada se perderá en el inmenso Mediterráneo, por el sur, donde cientos de gaviotas sobrevolaban la granja de lubinas y doradas.

En dirección noreste nos dirigimos hacia la mina Obdulia, lugar donde habíamos aparcado un vehículo en la mañana. Esta senda carece de camino o sendero claro. En su mayor parte transcurre por trazas de cazadores o caminos de animales y en ocasiones monte a través, pero no exenta de cierta belleza. Charla minera por el camino hasta la mina Obdulia, la que debe su nombre a una de las hijas del Tío Lobo.

Pensamos dónde practicar el culto a la rubia y nos decantamos por los pulpos del Sr. Juan en el Gandhi, pero, ¡Ah!, sorpresa, nos lo encontramos cerrado. Así que unas bravas en el Estrecho de San Ginés nos conformaron, pero, como los pulpos… Salud.


Senda 011/22 -2022-01-22 – POR LA COSTA DE CARTAGENA, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA – SENDA 03 de 12 (1/2) - PORTMÁN, PLAYAS DEL LASTRE Y SAN BRUNO, CABEZO DE LA GALERA, 9,2 Km. 3 horas 13 minutos, +258 m -262 m.

Cabezo de la Galera

La lluvia impidió que termináramos esta bonita senda por lo que, la interrumpimos a la mitad, recorriendo solamente el cabezo de la Galera y dejando para mañana, si no llueve, la cala y cabezo de la Cola del Caballo.

Desde el centro del “Portus Magnus”, fundado por los romanos, “Burtuman Al-Kabir”, como lo llamaron los árabes, nos encaminamos por el centro de su bahía, pisando millones de toneladas de estériles, hasta su improvisado embarcadero, donde los botes se mecen al ritmo que sopla Eolo. Alguna actividad se ve en las obras de recuperación de la bahía.

Recorrimos la castigada pero, aun así, bella playa de San Bruno, a pesar de que los pescadores depositan toda clase de basuras como cajas de cebos latas, hilos de nylon…, mientras las olas de espuma blanca pulían la orilla negra. Delante de nosotros, en la punta del oeste, nuestro próximo objetivo, el Cabezo de La Galera, o el de La Cruz, como lo denominan algunos lugareños, se vestía de oro por los tímidos rayos del sol, recién salido.

Antes de iniciar el ascenso del monte, inspeccionamos el túnel que atraviesa gran parte de él, por el que salían los dos tubos que vertían los desechos o estériles al mar. También tenía la puerta abierta el pañol del clausurado polvorín de las lanchas torpederas que, durante la Guerra Civil, estuvieron destinadas en el Puerto Grande, según nos contó un lugareño de avanzada edad.

Atravesamos el antiguo Club Náutico, el de los norayes o noráis sin estachas, pero cercado de un gran cañaveral en lugar de embarcaciones y recorrimos por su base el Cabezo de La Galera hasta su punta norte. Por un sendero ya consolidado, dejando un barranco a la derecha, nos acercamos al repetidor de televisión, salvamos otro barranco y buscamos la cresta del cabezo. Hay dos cruces de aluminio; una blanca y otra de color dorado. Las vistas desde arriba son de ensueño. Unas nubes muy negras aparecían por el noreste presagiando la lluvia.

Recorrimos la cresta hacia el oeste buscando la bajada a las ruinas de lo que llaman el Corralón con un chispeo constante, pero al llegar abajo la lluvia intensificó su presencia y, con muy buen criterio, suspendimos la contienda y nos escapamos por muy poco, ya que, dentro del vehículo el agua caía con mucha fuerza.

Aparcamos en Vista Alegre, en el Andaluz, donde unas bravas nos levantaron el ánimo. Dejado el vehículo lo del Martillo es ley. Salud.


Senda 010/22 - 2022-01-19 – PLAYA DE ISLA PLANA Y LA CALERA, RAMBLA DEL CAÑAR, MANANTIAL, COLLADO HONDO, CRESTAS DE LA LOMA, COLLADO DEL CABANIL, EL CABALLO, LOS CUEVARRONES, COLLADO DE LOS NAVARROS, CABEZO DEL HORNO, 13,38 Km, 5 horas 33 minutos, +623 m -619 m.

Desayuno senderista

Al alba, cuando la luz crepuscular invade el espacio, el relieve de nuestros montes aparece como uno solo y eres incapaz de distinguir a uno de ellos, abandonábamos Isla Plana para recorrer su playa y la de La Calera, internarnos por la Rambla del Cañar hasta llegar a su manantial, donde, en el silencio, la música del agua cayendo sobre su canalón nos animó para enfrentarnos a las crestas de la senda que hoy habíamos elegido.

La ausencia de Eolo hizo que nuestros poros exhalaran las toxinas, cuando nos enfrentamos a una cuesta que miraba al cielo y que nos ascendió hasta el Collado Hondo. No sé el por qué lo de hondo. Desde el citado collado, por un paso en el que tuvimos que usar las manos, nos encaramamos en los 408 metros de altitud de las Crestas de la Loma.

A nuestra espalda dejamos la majestuosidad de las Peñas Blancas, el Cabezo de la Panadera, el Morro del Torreón y su vecino Carreón, para no abandonar las citadas crestas que nos llevaron, con la Rambla del Esparrillar a nuestra derecha, hasta el mismo nacimiento de la Rambla Honda de la Calera. Proseguimos por las crestas hasta alcanzar el Collado de los Navarros y caer al nacimiento de su rambla.

Descendimos parte de la rambla citada y comenzamos el continuo ascenso hasta los 285 metros del Cabezo del Horno. Desde arriba unas vistas impresionantes. Raudos descendimos hasta Isla Plana y pronto alcanzamos nuestro punto de inicio; La Caleta. Con unos 14 kilómetros recorridos y más de 600 metros de acumulado positivo recogimos el vehículo y directos a la AAVV de Perín, donde unos pinchos de tortillas y unos trozos de longaniza seca nos repusieron del trabajo hecho. Salud.


Senda 009/22 - 2022-01-16 – PARQUE REGIONAL DE LAS SALINAS Y ARENALES DE SAN PEDRO - MOLINO DE QUINTÍN, PLAYA DE LA MOTA, MOLINO DE LA CALCETERA, PUNTA DE ALGAS, PLAYAS BARRACA QUEMADA, LA LLANA Y TORRE DERRIBADA, EL MOJÓN, SENDA DE LOS TARAYES, 15,2 Km, 3 horas 28 minutos, +21 m, - m.

Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

Nuestra estrella majestuosa, luminosa, radiante, imparable y no sé cuántos adjetivos más podríamos adicionarle, elevaba su disco a través de las pocas nubes mañaneras, cuando nosotros, siguiendo el sentido contrario a las agujas del reloj, desde el molino Quintín, dábamos la vuelta al Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro, en una mañana clara y fría, recorriendo la orilla de nuestros dos mares y la senda de los Tarayes.

Un paseo matinal por el parque citado es toda una gozada si te gusta la fauna; flamencos, cigüeñuelas, garcetas, diversos tipos de gaviotas y otra serie de aves se mueven, sobre todo, por el riachuelo de drenaje que rodea el referido parque, las salinas y la orilla del Mar Menor. Si eres amigo de la flora, en el saladar encontrarás juncos, sosas y lechugas de mar. Llévate una réflex con un buen objetivo ya que, como me ha pasado a mí, el teléfono o la compacta no sacarán bien los pájaros.

Avanzamos por el sendero PR-MU65, progresando por el paseo de la playa de La Mota, dejando los baños de lodos y las charcas salineras a nuestra izquierda hasta llegar al molino de La Calcetera, para internarnos en la playa Punta de Algas, desde la que, por el Menor, veíamos las encañizadas del Ventorrillo y La Torre, mientras admirábamos las dos casas que flotaban en un calmado Mar Menor.

Por la misma orilla, ya en el Mediterráneo, sin abandonar el agradable sonido de la mar, recorrimos las playas de la Barraca Quemada, las Salinas y la Llana, hasta llegar al puerto deportivo de San Pedro del Pinatar, donde hicimos una incursión, para seguir pateando las playas de la Torre Derribada hasta alcanzar la del Mojón, tomar el tentempié y que la dirección este nos permitiera, siguiendo el sendero de los Tarayes, flanqueado por gran cantidad de pinos salados o tamariscos, que de las tres formas los llaman, llegar hasta nuestro lugar de inicio.

Para el culto a la rubia nos paramos en la terraza de la Venta de Los Camachos donde una plancha de pulpos a pleno rendimiento, al estilo San Antón, impregnaba la zona de un agradable aroma. Dejado el vehículo; a la Taberna del Martillo. Salud.


Senda 008/22 - 2022-01-15 – POR LA COSTA DE CARTAGENA, 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA - SENDA 02 de 12; DE LA FUENTE GRANDE DE LOS BELONES A LA PLAYA DEL LASTRE EN PORTMÁN, 13,1 Km, 4 horas 26 minutos, +659 m -715 m.

Cala del Cuervo

Desde donde nos quedamos el pasado domingo, la Fuente del Cabezo Cantalar o Fuente Grande de Los Belones, atravesamos Las Barracas para, en dirección oeste, seguir el GR y bajar a las Calas de Las Mulas. Ojeamos el Hoyo de los Congrios, pateamos la Cala de La Ventanica y El Cuervo, para, en el cruce de La Golera, ascender hasta la pista de la Cala del Barco.

Atacamos un subibaja que nos llevó a conquistar hasta seis vértices. Desde las alturas, observábamos la cala del Barco, el Caletón de la Calabaza, la Punta del Renegado, la Cala del Burro, la Cala de Aguas amargas y la Punta de La Hoyica. Pronto llegamos a la pista que conduce a la Batería de Cenizas.

Al alcanzar el pórtico de entrada de la C9, nos asomamos hacia el este; una sucesión de montes de la Penibética se dirigían al Cabo de Palos para que dicha sierra muriera en él y siguiera sumergida rumbo a Las Baleares.

Estábamos a 305 metros de altitud sobre el nivel del mar, donde aún existen dos cañones “Vickers Armstrongs”, que eran capaces de lanzar un proyectil de casi 1.000 kilos a una distancia de 35 kilómetros. Dado que unos carteles anunciadores te invitan a que no se baje por el acantilado, lo hicimos por el Barranco de la Culebra, para cruzar la Batería de la Chapa, denominada C8, situada a 48 metros de altitud y que disponía de 4 cañones Vickers de 15.24 cm, que alcanzaban a más de 21 kilómetros.

Visitamos el Faro de Portmán. Nos asomamos muy al sur, hasta El Cordel y Punta Negra. Desde esta zona, disfrutarás de las vistas hacia las playas del Lastre y San Bruno, observando la sierra de La Galera, Cola del Caballo y Fausilla. Bajamos al improvisado puerto deportivo y cruzamos la bahía hasta el Bar Nuevo. Allí el culto a la rubia. En casa, aparcados los vehículos buscamos la birra de tres colores en La Taberna del Martillo. Salud.


Senda 007/22 - - 2022-01-12 – SIERRA DEL ALGARROBO.- LOS VIVANCOS, CASAS DEL PUNTAL, MARGAJÓN, ALGARROBO POR LA CRESTA Y VUELTA POR LA SIERRA DE LO ALTO, LOS VIVANCOS, 14,6 Km, 5 horas, 8 minutos, +607 m, -605 m.

Cresta del Algarrobo

Verás, lo importante no es la senda en sí; ya lo sé, ejercita el cuerpo, disfrutas del paisaje, oxigenas tus pulmones y tu salud te lo agradece, pero, lo verdaderamente sustancial es la conexión, la amistad, el compañerismo, la satisfacción de platicar con el compañero, con el que compartes una mañana, parte de tu vida, en el que confías y te certifica que pertenecer a la raza humana es todo un regalo. A las 13:00 horas los deberes hechos.

Desde la pedanía de los Vivancos, pasamos por las Casas de los Mellizos, junto al cabezo del mismo nombre que la pedanía, seguimos hasta las Casas del Puntal, llegamos al Margajón, cruzamos la rambla del Puntal, y atacamos el filo de la cresta de este a oeste, el que nos llevó hasta el punto geodésico de los 713 metros de la Sierra del Algarrobo. Por cierto que no me puse un calzado gore-tex y en el geodésico tuve que escurrir los calcetines, el esparto estaba totalmente mojado y ha crecido una barbaridad en volumen y en altura. Desde el Margajón hasta la parte alta de la cresta tienes que ir monte a través.

Bastante visibilidad desde las alturas, nos fascinamos con la Sierra de Las Moreras, Sierra Espuña y el entorno de Mazarrón, con el Campo de Cartagena, sus montes, con las cumbres de Carrascoy y con nuestro amado mar. Eolo dormido, nuestro cielo casi una patena, así es que, raudos, viramos al sur para, paralelos a la rambla de la Perdiz, pasar por el Collado de Lo Alto y seguir nuevamente al este. Pasamos por los aproximadamente 500 metros de altitud, junto a las Peñas Pardas, donde nace la Rambla del Margajón, comenzamos el descenso junto al Cabezo del Gallo y seguimos por la Sierra de Lo Alto para bajar nuevamente hasta las Casas del Puntal, desde donde un camino nos llevó nuevamente hasta Los Vivancos.

Cuesta Blanca es un buen lugar para el culto a la rubia, donde recuperamos todo lo perdido. Salud


Senda 006/22 - 2022-01-09 – POR LA COSTA DE CARTAGENA, 2022, DE CABO DE PALOS A LA AZOHÍA - SENDA 01 de 12; FARO DE CABO DE PALOS A LA CALA DE HUNCOS Y FUENTE GRANDE DE LOS BELONES, 15,6 Km, 4 horas 13 minutos, +459 m -374 m.

Punta Espada, en Calblanque

Desde el mismo faro del Cabo de Palos, arrancamos antes de las 8:00 horas, para que, siguiendo la costa mientras que las pocas olas vertían su espuma blanca sobre los vértices negros azulados de las Islas Hormigas, recorriéramos las calas: Fría, Roja, del Muerto, del Clavo, Botella, Cañonero y Avellán o Mayor, la que contiene, esta última, las calas Lizón, de las Melvas y la del Canto Gordo.

Pateamos el puerto del lugar y anduvimos La Barra, mientras el sol emergía majestuoso del mar, ¡Qué espectáculo!, para seguir por las calas: Cabó y Medina. Raudo llegamos a Cala Flores, frente a los islotes Punchosos y donde admiramos el Arco de los Reyes. Seguimos por cala Noguera y llegamos a la del Descargador. Grandes islotes, con el mismo nombre de la cala, se levantaban al sur. También una grúa levanta un edificio en la misma costa, lástima.

Proseguimos por la cala del Chirrete y llegamos a la Reona. Preciosas las formaciones rocosas de dunas fósiles de la Punta de los Saleros. Atravesamos la arena y pasamos junto al Bufadero, esa gran galería minera que conecta con el mar y por la que se embarcaba el mineral, en la que, en días de fuerte oleaje, el agua y la espuma blanca entran con tal fuerza que producen un estruendo similar al resoplido de las ballenas, razón por la que lo llaman con el citado apelativo.

Al tomar altura por los Saltos, comenzamos a ver pozos, galerías y escombreras fruto de una intensa actividad minera que, ya por el s. IV a.C. y hasta el s. XX, aunque en periodos muy discontinuos, se desarrollara para la obtención de plata, plomo, hierro y Cinc. Hablan del famoso filón Poderoso, la veta de galena argentífera más rica de esta sierra. Abajo cala Cocón, con su cueva de difícil acceso donde se refugiaba la foca monje o lobo de mar, desaparecida de nuestro litoral como consecuencia de una caza descontrolada. No bajamos en esta ocasión a la citada cala.

Preciosos los acantilados formados por rocas metamórficas, de esquistos de un intenso color negro, de antigüedad aproximada de unos 20 millones de años, lo que las confiere como de las más antiguas de la región. Singular y sorprendente Punta Barriga. Al mirar al mar observarás emerger gran cantidad de picos que en realidad son vértices de la parte sumergida de las cordilleras Béticas. Inconfundibles los pliegues acostados de Punta Espada, provocados por la fuerza de colisión entre placas tectónicas. El contraste de estos esquistos oscuros con el color más claro de la arena y las dunas hizo que los marinos llamaran al lugar como Cala Blanca, de donde procede el nombre de Calblanque.

¡Preciosa playa!, se trataba de la Cala de los Déntoles o Cala Dorada. Está situada entre Punta Espada y Punta negra. Después de disfrutarla subimos al Mirador de Punta Negra, que, en realidad, es la basada de un antiguo proyector utilizado como ayuda de la batería de Cenizas.

Bajamos a Cala Magre, donde existen sedimentos de color rojizo, tono característico del óxido de hierro. Dicen que posiblemente su nombre se debe al término “almagre”, típico de tierras arcillosas de esta tonalidad. La recorrimos, saltamos a la Playa de Calblanque y nos extasiamos con su arena, mientras la música celestial de las olas acariciaba nuestros tímpanos.

Salvamos Punta Blanca para enganchar el sendero que circunda las Salinas del Rasall, habilitadas el pasado siglo aprovechando una laguna donde se acumulaban las aguas de lluvia. Dejaron de funcionar en 1990 y ahora es Zona de Reserva Ambiental y se utiliza como humedal para albergar especies propias de éstos. Visitamos la Tunda y circulamos por la pasarela de las dunas fósiles para internarnos directamente en la playa de las Cañas. Justo al norte se encuentra el “arboretum”, especie de jardín que alberga las plantas y árboles más representativos del Parque Regional de Calblanque, monte de Las Cenizas y Peña del Águila. Mención especial al “ciprés de Cartagena” o “sabina mora”, considerado reliquia de la Era Terciaria, ya que es en las sierras de Cartagena donde se localiza su única población. Allí el tentempié.

Por la orilla de las mismas, admiramos la playa de Las Cañas, la extensa Playa Larga y recabamos en las dos Negretes para subir a la punta de igual nombre. Doblamos al norte por Playa Parreño para bajar a su cala de nombre Iluminada y admiramos desde arriba sus otras tres llamadas Dulce, Del Cabezo y Del Rincón. Habíamos abandonamos el GR para disfrutar las calas del Muerto y El Reventón, la Punta del Hacho y las también calas de Hunco. Antes de llegar a las Mulas, enganchamos nuevamente el GR el que nos llevó a la Fuente del Cabezo Cantalar.

Recogimos el otro coche junto al Faro de Cabo de Palos y directos al culto a la rubia, en el Martillo, claro. Salud.


Senda 005/22 - 2022-01-08 – ERMITA DE LA CRUZ, RAMBLA DE SANGONERA, LAS LLANAS, CIGARRÓN ALTO, CORTIJO MAYAYO, CORDEL DE LOS VALENCIANOS, ERMITA DE LA CRUZ, 12,2 Km, 3 horas 26 minutos, +365 m -350 m.

Cristo, labrado en las paredes de la Rambla de Sangonera la Verde

Con ligeras variaciones y cambiando el punto de salida, seguimos el track de ese magnífico senderista que es Antherca, al que agradecemos lo bien documentadas que están sus sendas. Desde la Ermita de la Cruz o Nueva, bajamos a la Rambla de Sangonera, en la que, al poco tiempo de iniciarla, nos apareció en la pared derecha la grabación de un cristo. Foto al canto. Proseguimos buscando el sur y, en la misma pared, nos aparece el famoso Minotauro:

¡Cómo se las gastaban en la mitología griega! Al parecer el rey Minos ofendió al dios Poseidón, por lo que, éste último se vengó del primero haciendo que la esposa de Minos, Pasifae, se enamorara de un toro. Cuenta la leyenda que fruto de esta unión naciera Minotauro que era una bestia infinitamente agresiva. Por tal motivo el rey Minos ordeno la construcción de un laberinto de donde nunca pudiera salir el Minotauro.

Cada cierto tiempo se le ofrecían siete mujeres y siete hombres al Minotauro para que este se alimentara, estos sacrificios provenían de la ciudad de Atenas por imposición del rey Minos.

Un día, Teseo, fundador de Atenas e hijo de Etra y Egeo, aunque alguna leyenda lo nombra como hijo del dios del mar, se ofreció como sacrificio para Minotauro; entro en el laberinto con la intención de matar a la bestia. Con la ayuda de la hija del rey Minos logro salir del laberinto gracias a un hilo que ella le había tejido, y que, Teseo había colocado desde la entrada del laberinto para que de esta forma poder encontrar la salida.

Después de salir del laberinto escapo con la hija del rey a la isla de Naxos, donde espero que la joven princesa durmiera para marcharse y abandonarla, a pesar de que ella lo había salvado.

Después de las poses de rigor seguimos la rambla al sur hasta encontrarnos con el cruce de la también rambla Del Pocico, la que seguimos, salvando obstáculos, no por muy largo trecho para salirnos por el camino que llaman Calzada Romana y seguirlo en ascenso. Desde arriba ya vemos las ruinas de una finca y la parte sur de Torre Guil.

Proseguimos por un camino a la derecha ascendiendo hasta llegar a la carretera, por la parte sur de la cancela de la finca La Llana, que usamos cuando subimos del Cigarrón a La Asomada. Un corto trecho por la carretera y seguimos, a la derecha, las trazas de una pista que pronto termina y nos obliga a caminar monte a través, buscando el noroeste, hasta encontrar un sendero por el que atravesamos un ramblizo para llegar nuevamente a la carretera antes dicha, ahora por la parte norte de la cancela de la finca.

Bajamos un corto trecho la carretera, ya transitada por nosotros en diversas ocasiones, y encontramos, a la izquierda, un sendero bien marcado que llaman de Los Cardos. Lo seguimos hasta llegar al Cordel de los Valencianos, desde donde visualizaras grandes cultivos de limoneros.

Atravesamos el cordel dicho y a nuestra vista el Cortijo Mayayo, lo visitamos para retratarnos junto a ese singular eucaliptus. Por el referido Cordel de los Valencianos volvimos hasta nuestro punto de partida, la Ermita de la Cruz. El culto a la rubia en el Centro de Mayores de Sangonera. Cerramos en el Martillo. Salud.


Senda 004/22 - 2022-01-06 – LOS JUNCOS, BOSQUE Y SENDERO ENCANTADO, DOS PICOS DE SIERRA PELAYO, CASTILLO ATALAYA, CUATRO SANTOS, LOS JUNCOS, 9,2 Km, 3 horas 7 minutos, +299 m -294 m.

Arsenal Militar

Eran las 8:00 horas, pero sus Majestades pasaban por casa a las 12:00 horas, así es que decidimos darle una vuelta a Simba, para lo que nos internamos por el Bosque Encantado y ese fácil y bello sendero nos subió justo a la mitad de la Sierra Pelayo, para, en el sentido de las agujas del reloj, bajar de ella y subir a la Fortaleza o Atalaya por el oeste.

La bajamos por el norte y paseamos atravesando San Antón hasta el barrio de los Cuatro Santos, para llegar a nuestro punto de partida a las 11:00 horas. Lo justo para acicalarnos y recibir a Los Reyes Magos. Salud.


Senda 003/22 - 2022-01-05 – SENDERO DEL AGUA DE GALIFA, PR-MU 116, Y SUBIDA A LA MUELA.- GALIFA, FUENTE VIEJA, DEPÓSITO MANDA, DEPÓSITO GIMÉNEZ, MORRA DE LOS MADRILES, LA MUELA, LAS BALSETAS, GALIFA, 13,6 Km, 4 horas 15 minutos, +647 m -643 m.

Cima de la Muela

La noche del día 5, tal día como hoy, un brioso corcel con un emisario por jinete, se dirigía a nuestra barriada, la de Los Juncos o la de Corea, que también la llamaban así. En cada calle, en cada plaza, el mensajero desenrollaba un papiro y voceaba:

“𝐶𝑜𝑚𝑜 ℎ𝑒𝑟𝑎𝑙𝑑𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑜𝑠 𝑅𝑒𝑦𝑒𝑠 𝑞𝑢𝑒 𝑚𝑎𝑛̃𝑎𝑛𝑎 ℎ𝑎𝑛 𝑑𝑒 𝑣𝑒𝑛𝑖𝑟, 𝑎 𝑙𝑜𝑠 𝑛𝑒𝑛𝑒𝑠 𝑦 𝑎 𝑙𝑎𝑠 𝑛𝑒𝑛𝑎𝑠 𝑜𝑠 𝑠𝑎𝑙𝑢𝑑𝑜𝑠 𝑑𝑒𝑠𝑑𝑒 𝑎𝑞𝑢𝑖́…

𝑀𝑎́𝑠 𝑎𝑛𝑡𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑏𝑒́𝑖𝑠 𝑠𝑎𝑏𝑒𝑟 𝑞𝑢𝑒́ 𝑠𝑖𝑔𝑛𝑖𝑓𝑖𝑐𝑎 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑑𝑖́𝑎, 𝑦 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑙𝑢𝑒𝑔𝑜 𝑝𝑜𝑑𝑟𝑒́𝑖𝑠 𝑣𝑒𝑟, 𝑝𝑟𝑜𝑐𝑢𝑟𝑎𝑟 𝑣𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎 𝑎𝑙𝑒𝑔𝑟𝑖́𝑎.

𝐸𝑛 𝐵𝑒𝑙𝑒́𝑛, 𝑒𝑛 𝑢𝑛 𝑝𝑜𝑟𝑡𝑎𝑙, 𝑛𝑎𝑐𝑖𝑜́ 𝑢𝑛 𝑛𝑖𝑛̃𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑒𝑟𝑎 𝑝𝑜𝑏𝑟𝑒, 𝑢𝑛 𝑛𝑖𝑛̃𝑜 𝑐𝑜𝑛 𝑀𝑎𝑗𝑒𝑠𝑡𝑎𝑑, 𝑝𝑢𝑒𝑠 𝑒𝑟𝑎 𝑒𝑙 𝑅𝑒𝑦 𝑑𝑒 𝑙𝑜𝑠 ℎ𝑜𝑚𝑏𝑟𝑒𝑠.

𝑌 𝑒𝑛 𝑂𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑠𝑒 𝑒𝑛𝑡𝑒𝑟𝑎𝑟𝑜𝑛 𝑙𝑜𝑠 𝑅𝑒𝑦𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑒𝑠𝑡𝑎 𝑎𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑏𝑒𝑙𝑙𝑎, 𝑦 𝑎 𝐵𝑒𝑙𝑒́𝑛 𝑠𝑒 𝑒𝑛𝑐𝑎𝑚𝑖𝑛𝑎𝑟𝑜𝑛, 𝑔𝑢𝑖𝑎𝑑𝑜𝑠 𝑝𝑜𝑟 𝑢𝑛𝑎 𝑒𝑠𝑡𝑟𝑒𝑙𝑙𝑎.

𝑀𝑒𝑙𝑐ℎ𝑜𝑟 𝑐𝑜𝑛 𝑜𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑒𝑦, 𝑐𝑜𝑛 𝑖𝑛𝑐𝑖𝑒𝑛𝑠𝑜 𝐺𝑎𝑠𝑝𝑎𝑟, 𝑖𝑏𝑎𝑛 𝑎 𝑜𝑓𝑟𝑒𝑐𝑒𝑟𝑙𝑒 𝑎𝑙 𝑅𝑒𝑦 𝑙𝑎 𝑚𝑖𝑟𝑟𝑎 𝑑𝑒 𝐵𝑎𝑙𝑡𝑎𝑠𝑎𝑟.

𝑂𝑟𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑒𝑠 𝑙𝑎 𝑟𝑖𝑞𝑢𝑒𝑧𝑎, 𝑖𝑛𝑐𝑖𝑒𝑛𝑠𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑒𝑠 𝑒𝑙 ℎ𝑜𝑛𝑜𝑟, 𝑙𝑒 𝑜𝑓𝑟𝑒𝑐𝑖𝑒𝑟𝑜𝑛 𝑐𝑜𝑛 𝑙𝑎𝑟𝑔𝑢𝑒𝑧𝑎, 𝐿𝑎 𝑚𝑖𝑟𝑟𝑎 𝑞𝑢𝑒 𝑒𝑠 𝑒𝑙 𝑑𝑜𝑙𝑜𝑟…

… 𝐶𝑜𝑙𝑜𝑐𝑎𝑑 𝑒𝑛 𝑣𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎𝑠 𝑣𝑒𝑛𝑡𝑎𝑛𝑎𝑠 𝑏𝑖𝑒𝑛 𝑙𝑖𝑚𝑝𝑖𝑜𝑠 𝑣𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑜𝑠 𝑧𝑎𝑝𝑎𝑡𝑜𝑠 𝑦 𝑜𝑠 𝑎𝑠𝑒𝑔𝑢𝑟𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑚𝑎𝑛̃𝑎𝑛𝑎 ℎ𝑎𝑏𝑟𝑒́𝑖𝑠 𝑑𝑒 𝑝𝑎𝑠𝑎𝑟 𝑏𝑢𝑒𝑛 𝑟𝑎𝑡𝑜…”

Y terminaba:

“…Y como heraldo correcto y sabiendo lo que me hago, os anuncio muy contento, ¡Que vienen los Reyes Magos!”

Cualquier manifestación de la naturaleza es bienvenida, siempre que no cause ninguna desgracia, por lo que no importunó en exceso Eolo, que nos acompañó y con qué frecuencia. El amigo Pedro Antonio decidió que subiéramos a la Muela, pero antes nos fuimos a patear otro de los senderos habilitados por el Ayuntamiento de Cartagena, el PR-116. Puedes optar por un recorrido cultural y corto, de unos 5 km, con apenas 100 metros de acumulado positivo, o decantarte por el que hemos realizado. Andarás más de 13 km y acumularás en ascenso más de 600 metros positivos, si decides llegar al punto geodésico de la Muela.

Ahí va el rollo: Este sendero constituye un recorrido por el entorno de la localidad de Galifa, parte de la Rambla del Cabezo Negro y ascenso a la Morra de los Madriles y Morra Alta, desarrollándose el itinerario al inicio y final por campos de cultivo tradicional entre caminos vecinales. En esta ocasión, como se cita arriba, desde lo más alto de la Morra de los Madriles, decidimos desplazarnos a los 546 metros de altitud de la referida Muela, atacándola por el noroeste. La bajamos por la escalera, para visitar el mirador del oeste, seguir por la morra del Garrofero y doblar a las Balsetas para retomar el PR-116, en la Venta Ramírez.

A lo largo del trayecto, descubrirás un patrimonio natural y cultural, constituido por el sistema de captación de aguas. Encontrarás señalizados los distintos elementos que conformaban las construcciones hidráulicas compuestas por diques, acequias, galerías, cañerías, depósitos y demás obras realizadas para abastecer de agua potable Cartagena.

Desde el centro de Galifa, junto a su Asociación de Vecinos, en sentido inverso a las agujas del reloj, nos dirigimos hasta el Molino del Tío Ginés. Este tipo de molino, con identidad mediterránea, que aprovecha la fuerza eólica para moler o extraer agua del subsuelo, se diferencia del resto de los de viento en que utiliza la vela latina en lugar de aspas y techo giratorio. El que nos ocupa era harinero, pero también los puedes encontrar para moler la sal o producir aceite.

Visitamos el depósito del Bancal Blanco, el que, por galerías subterráneas, después de la caseta filtro, llenaba sus 5.000 m³ que los dirigía a los embalses de Canteras.

Prosiguiendo con el recorrido admiramos la Rambla del Cabezo Negro donde está la Fuente Vieja, perteneciente en principio a la compañía de “Los Cartageneros”, adquirida posteriormente por la inglesa “ The Cartagena Mining and Water Corporation Limited”. Se trata de una caseta filtro, alimentada por las ramblas de Los Giménez, la ya citada y por otras conducciones subterráneas, en la que se hacía una primera decantación para, posteriormente, iniciar su recorrido hacia Cartagena.

Subimos al depósito de La Manda, construido en los años 20 del pasado siglo, por la compañía inglesa, para aumentar el almacenamiento en una capacidad de 8.000 m³, lo que garantizaba el suministro al aumento de población en la Departamental.

Cerca se encuentra el depósito de Giménez, de forma trapezoidal, el que albergaba una capacidad de 1.100 m³, era techado y disponía de válvulas para regulación en la conducción hasta la Fuente Vieja. Hasta 5 galerías subterráneas se han identificado, a día de hoy, para conducción de agua hacia la fuente dicha.

Desde este punto tienes la oportunidad de regresar al inicio. Por nuestra parte pusimos rumbo a la Morra de los Madriles, y, antes de doblar para el Pico de la Peladilla, seguimos hasta coronar La Muela.

No se cumplió el dicho: “lo mires por donde lo mires, si la senda está al oeste, terminarás en el Ramírez”. Nos quedamos en la Asociación de Vecinos, donde unos pinchos de tortilla y unas longanizas planchadas no repusieron de la caminata. Yo cerré en el Martillo. Salud.


Senda 002/22 - 2022-01-02 – LOS JUNCOS, PUERTO, CALA CORTINA, SAN JULIÁN, ERMITA DEL CALVARIO, LOS JUNCOS, 16,1 Km, 4 horas 17 minutos, +434 m, -395 m.

Batería Santa Florentina

Bueno, parece que la niebla nos da un respiro, hoy con menos intensidad que los tres días anteriores. 8:00 horas y la ciudad desierta, nos fuimos al muelle, recorrimos su cantil y dejamos atrás la Dársena de Santiago para llegar a la coqueta Cala Cortina. Pasamos las dos Trincabotijas y llegamos al castillo de San Julián. Lo siguiente la Ermita del Calvario. La Soledad siempre guapa y no envejece.

Bajamos el Viacrucis, atravesamos Santa Lucía y seguimos al norte, la posición nos la marcaba la Taberna del Martillo. Allí el culto a la rubia. Salud.


Senda 001/22 - 2022-01-01 – LOS JUNCOS, CASTILLO DE LA ATALAYA, CONCEPCIÓN, CASTILLO DE GALERAS, BENIPILA, LOS JUNCOS, 15,03 Km, 3 horas 44 minutos, +459 m, -452 m.

Rambla de Benipila

Hombre, bajar, bajar, lo que se dice bajar la cena de Nochevieja, la verdad es que no, pero algo ayudaron los 15 kilómetros recorridos. A las 9:00 horas, con doña niebla, la que al parecer nos ha tomado cariño, en todo lo suyo, enfilamos el camino de a Atalaya, le dimos la vuelta y, por nuestros propios pasos, bajamos hasta el barrio de la Concepción.

Como la senda de los Elefantes está cerrada por obras, avanzamos por la carretera hasta que pudimos bajar a la rambla de Benipila, la que seguimos para iniciar la subida al castillo de Galeras. Para qué engañar, no vimos absolutamente nada, tan sólo que las pasionarias están apareciendo y que la aliaga ya está en flor.

Volvimos por Benipila hasta que llegamos a la altura de Reina Victoria, para volver a nuestro lugar de partida. El culto a la rubia en la Taberna del Martillo, eso de cambiar el año y los hábitos es un deseo, pero no una realidad. Salud.